Cuenta atrás para prohibir circular a vehículos de más de 20 años

0

La medida es de aplicación inminente y tiene a muchos conductores indignados. Los turismos matriculados antes del año 1997, y las furgonetas de antes de 1994 ya no podrán circular los días laborables por los 40 municipios de la conurbación de Barcelona, entre ellos Sabadell y las poblaciones que la rodean, a partir del 1 de enero de 2019. Esta prohibición podría avanzarse a partir del próximo día 1 de diciembre en los días de episodios de contaminación ambiental.

Si se cumplen las previsiones, se ejecutará así un acuerdo adoptado el 6 de marzo del año 2017 en la cumbre que reunió a la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y representantes locales de 40 municipios, entre ellos el de Sabadell. Con esta medida, todas las partes se comprometieron a reducir un 30% las emisiones vinculadas al tráfico rodado antes de 15 años, y un 10% en los próximos 5 años.

La prohibición se aplica para lograr gradualmente alcanzar los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) mientras se acelera la adopción de medidas locales para llegar a los niveles fijados por la Unión Europea antes de diciembre de 2020.

La medida afectará a un total de 12 municipios del Vallès Occidental que están incluidos en el llamado Ámbito-40. Además de Sabadell, están Badia del Vallès, Barberà, Cerdanyola, Montcada i Reixac, Ripollet, Sant Quirze, Santa Perpètua de Mogoda, Terrassa o Sant Cugat.

La restricción se aplicará de lunes a viernes en las comarcas del Barcelonès, el Baix Llobregat y el Vallès, tanto el Occidental como Oriental. Se calcula que los vehículos afectados rondarán los 128.000, una cifra que no llega al 10 por ciento del parque automovilístico. En el 2020, la restricción para circular por las rondas de la ciudad de Barcelona será mayor y se prohibirá circular a vehículos con motores diésel matriculados antes de 2006 y los de gasolina, antes del 2000, lo cual equivale a un 30% del parque de vehículos.

Existe la previsión de incentivar la renovación de los parques de vehículos, para para adquirir automóviles de bajas emisiones, mediante ayudas, bonificaciones en los peajes o en los impuestos de circulación, promocionando el distintivo de flotas y facilitando la creación de puntos de recarga del vehículo eléctrico y otros combustibles alternativos.

También en su día se anunciaron la puesta en marcha de medidas para incentivar el transporte público ante la llegada de las restricciones. Dos de las acciones acordadas en la citada cumbre de instituciones fueron la creación de la tarjeta “T-episodi movilitat” (ahora se denomina T-Aire) para facilitar la accesibilidad al transporte público en días de alta contaminación atmosférica, y la tarjeta “T-verda” para las personas que decidan deshacerse de sus vehículos antiguos, que les concederá tres años de transporte público gratuito, además de facilitar la adquisición de vehículos eléctricos a través de ayudas y bonificaciones y reforzar la presencia de puntos de recarga eléctrica. No obstante, estas acciones parecen a todas luces insuficientes si se quiere paliar el caos que podría producirse cuando se prohíba la circulación de los vehículos más antiguos.

Oposición

La oposición a las restricciones de circulación de vehículos existe, pero de momento no están logrando una gran visualización. Las grandes compañías de usuarios de vehículos no se han posicionado en contra a sabiendas que ir contra medidas que tratan de reducir la contaminación no suele ser algo muy popular.

Pero sí se han ido creando algunas asociaciones de automovilistas contestarios cuyo ámbito de influencia apenas escapa de las meras redes sociales. Entre ellas destacan dos: Plataforma de Afectados por las Restricciones Circulatorias (ASOCPARC) Y Agrupació Motera Catalana (AMC). También se ha sumado una asociación madrileña, la COCAM.

Estas tres asociaciones se reunieron el pasado día 19 de este mes con el jefe de Servei de Gestió de Trànsit, perteneciente al Servei Català de Trànsit de la Generalitat, Lluís Serrano, al cual le hicieron llegar sus inquietudes. En este encuentro las entidades anti restricción se quejaron de que las medidas adoptadas tanto en Barcelona como en Madrid (y sus ámbitos territoriales respectivos) perjudican a los más desfavorecidos y que no ayudarán a paliar o resolver el problema de la contaminación, o al menos creen que existen otras medidas de igual o mayor eficacia que se pueden aplicar, sin que suponga un perjuicio para quienes dispongan de menor poder adquisitivo.

Los portavoces de dichas entidades explicaron, por ejemplo, que las políticas para aplicar las restricciones de circulación de vehículos a motor no están siendo llevadas por personas de buena formación técnica en materia de tránsito y movilidad, sino, en su mayoría, por técnicos medioambientales “que están causando un gran caos. Sin ir más lejos, han comprimido muchos kilómetros de carriles para vehículos en favor de la bicicleta por lo que la densidad, evidentemente, ha subido”, aseguraron

También argumentaron que el usuario de bicicleta, entre otros artilugios, proviene principalmente del usuario del transporte público, salvo alguna excepción. Por otra parte, expusieron ante Lluís Serrano medidas alternativas, como el refiltrado o recatalizado que se están aplicando en ciudades europeas con notable éxito sin que se tenga que llegar a las restricciones circulatorias, señalaron.

Cuenta atrás para prohibir circular a vehículos de más de 20 años 1

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí