Los chinos regentan casi la mitad de los bares de Sabadell, según De Sabadell

0

Disnova, empresa distribuidora en Sabadell de las cervezas Damm, dispone de los datos más fidedignos: Entre los 600 clientes que esta comercial tiene en Sabadell, entre restaurantes y bares, casi la mitad están a cargo de ciudadanos de la República Popular China, que en tanto que potencia mundial nadie se lo discute. Y en cuanto a estos hosteleros, pues “anar fent”.

El dato, con valor de primicia, lo publica y analiza el semanario gratuito De Sabadell, hoy por hoy el más atento a la oferta hostelera de la ciudad. Va a las causas del fenómeno, en un amplio reportaje de su redactor, Juan Reyes, que lo fue también durante décadas en aquella plantilla de Diari de Sabadell que la antigua editora despidió entera, para liquidar el negocio.

La financiación de los traspasos de bares y restaurantes explica, en buena parte, la creciente presencia de ciudadanos chinos en el sector. Los bancos son restrictivos a los créditos, a fin de evitar insolvencias y por tanto morosos. Pero, en cambio, dentro de la comunidad china, el conocimiento y confianza mútuas dan pie a que entre ellos se asocien y se presten dinero.

A las empresas proveedoras, de bebidas y materias para la hostelería, les consta este hecho. De ahí lo recoje la información de De Sabadell. Y lo confirma el Gremi d’Hosteleria local, fuente indirecta. “Los chinos tienen fama de serios y buenos pagadores“, señala Jordi Roca, presidente de esta patronal que, aún así, todavía cuenta con pocos socios de origen chino.

En la información de De Sabadell se capta el amplio respeto del resto de Sabadell hacia sus convecinos de origen asiático. También rebate mitos y rumores al respecto

El fenómeno abarca casi toda la ciudad, barrios y centro incluídos la Rambla o el Eix Macià. Hay hosteleros de origen chino junto al Mercado, Paseo Manresa, Plaza del Ángel o Vía Massagué, así como miembros de esta comunidad también destacan al frente de fruterías y verdulerías, o en el sector de cofección y moda, los bazares.

En la información de De Sabadell se capta el amplio respeto del resto de Sabadell hacia sus convecinos de origen asiático. También rebate mitos y rumores al respecto. “Los chinos no tienen ninguna ventaja especial”, confirma Jordi Roca. “No me hacen ninguna competencia desleal”, asegura a su vez el dueño del Bar El Trampolín, José Antonio Carmona.

La única visión más matizada proviene de un pensionista, Justo Garrido, que tal como relata estuvo “año y medio trabajando para Volkswagen en Shangai”. En su punto de vista, el de un conocedor de China, “los chinos de aquí son todos pueblerinos” a quienes “en su tierra no les dan trabajo en ciudades grandes como Shangai o Pekin”. En China hay clases, claro.

Pero el hecho, al caso muy general y por tanto sujeto a excepciones, forma parte de lo común en las migraciones. Emigran quienes tienen espíritu de iniciativa, también personas muy cualificadas a la búsqueda de mejores oportunidades y, asimismo, quienes procedentes de medios rurales desean las ventajas de la vida en la ciudad, y en ellas su comercio.

Aquí, nada nuevo. Sabadell apenas tenía 2000 habitantes en 1810, y acabó el siglo XIX con 20.000, con un crecimiento que incluso superó en intesidad el del siglo siguiente, el XX, en el cual no llegó a multiplicar por 10 la población. Lo cerró con 190.000. Sólo una diferencia: en este siglo XXI, los inmigrantes también provienen de otros continentes.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí