Sant Pere se peatonaliza: Consenso, pero con gran temor ciudadano por el impacto en el tráfico

0
Así quedará la calle Sant Pere peatonalizada (Ajuntament de Sabadell)

Las obras empezarán el 4 de febrero. La peatonalización de la calle Sant Pere es ya solo cuestión de meses. Transformará la vida y con ella el ambiente en el Centro, como sucedió antes en las calles de Gràcia o Advocat Cirera. Comerciantes y agentes sociales, en la Oficina del Centre, han consensuado el proyecto con el Ayuntamiento. Pero con grandes temores.

Preocupa la movilidad, el tráfico, con gran impacto a escala de ciudad, no sólo del Centro. Sant Pere con Horta Novella y Tres Creus marca el único itinerario para cruzar el Centro y a la vez la Gran Vía desde Ronda Ponent sin doblar esquinas, en línea recta. Por ello absorve mucha mayor circulación que las calles paralelas, aún siendo más estrecha y colapsable.

El Ayuntamiento se ha precipitado al emprender ahora la peatonalización de Sant Pere”, considera Jordi Molins, presidente de la Oficina de Dinamització del Centre que reúne a los comerciantes, agentes culturales y económicos y al propio Ayuntamiento. Ha dado su apoyo a la peatonalización, consensuada, pero con dudas y flecos pendientes, no sólo en tráfico.

“Antes de peatonalizar Sant Pere habría que resolver el tema de los párkings, incluso tomar perspectiva en la reforma pendiente de la Gran Vía, e ir a un planteamiento más global de ciudad“, entiende Jordi Molins. Y, respecto a la peatonalización estricta, ve con buenos ojos los planos de como será la calle, pero cree que “sin dinamizar, la peatonalización no basta”.

Sant Pere se peatonaliza: Consenso, pero con gran temor ciudadano por el impacto en el tráfico 1
La calle Sant Pere (Helena Torrent-El Dia de Sabadell)

“Tanto como un plan de obras es necesario un plan de dinamización de la calle Sant Pere, incentivar a emprendedores y comerciantes dispuestos a establecerse en locales vacíos: Quitar coches no basta para dar vida a la calle. Aquí en el Centro hay calles peatonales que sin embargo están más muertas que vivas, incluso los fines de semana”, dice Jordi Molins.

“Es el paradigma del modelo que este gobierno de transformación está desarrollando para nuestra ciudad”, valora Juli Fernández  (ERC) de su proyecto para la calle Sant Pere”,

Sin negar que la peatonalización es, en efecto, más principio o medio que fin en si mismo, el teniente de alcalde de Cohesió Urbana, Juli Fernández, va a las virtudes inmediatas. “La bondad de la transformación de la calle es indiscutible: menos humo, menos ruido, más verde, nuevo pavimento: Una calle donde pasear y comprar de forma segura y agradable”.

“Es el paradigma del modelo que este gobierno de transformación está desarrollando para nuestra ciudad”, valora Juli Fernández de su proyecto para la calle Sant Pere. El cambio será desde luego radical. Esta es la calle más congestionada del Centro, por no decir de la ciudad entera. Pero se trata de un hecho relativamente reciente, debido a viejos errores políticos.

Tal como quienes crearon Sabadell proyectaron el eje central que parte de la Rambla, a mediados del siglo XIX idearon otro transversal, desde la carretera de Terrassa y Barcelona, en lo que se conoce como La Mata, hasta la entonces nueva estación de tren Incluso le dieron nombre, Gran Vía. Renunciaron, sin embargo, por lo mucho a demoler e indemnizar.

“El Centro está muy mal señalizado, y el cierre y peatonalización de Sant Pere agrava el problema“, advierte Jordi Molins, presidente de l’Oficina del Centre

Hasta la construcción de la otra Gran Via, la de ahora, esa función la cubrió la calle Salut, que en 1969 tenía más tráfico que la Avenida de Matadepera, Ca n’Oriac. Para ese eje, más comercial incluso que la Rambla, se ensanchó la calle Les Valls en la década de los 1950, al mismo tiempo que se abrían el Paseo Manresa y el de Plaça Major en el otro eje, el central.

Es el tráfico que ahora va por Horta Novella-Sant Pere-Tres Creus, difícil de llevar hasta la Gran Via o a Zamenhof-Vilarrubias. Por ambos lados, media su respectivo kilómetro entero de distancia. El Centro queda sin accesos laterales, cada vez más en isla que en península o continente. Y si hay alternativas, habrá por lo menos que señalizarlas para conducirlas.

Otra objeción, por ello, en la perspectiva crítica de la Oficina del Centre respecto al gobierno municipal: la señalización. “El Centro está muy mal señalizado, y el cierre y peatonalización de Sant Pere agrava el problema“, advierte Jordi Molins. Mientras se efectúen las obras en la calle Sant Pere, habrá que resolver más cuestiones. Peatonalizar tampoco es tan fácil.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí