100% ecología en el Parc del Nord, entre Ca n’Oriac y Torrent: Incluso un vivero en medio de la carretera de Castellar

0

“El fondo, la hondonada de lo que fue el torrente (del Capellà), da la sensación de estar fuera de la ciudad. Con arboles propios del bosque de ribera, fresco en verano y soleado en invierno, el Parc del Nord ha de ponerlo en valor”, ha dicho hoy la geólogo y paisajista Mar Armengol, coautora del proyecto junto a los arquitectos Adrià Escolano y David Stiegman.

Jóvenes pero con prestigio internacional. Adrià Escolano, barcelonés, vive más en Nueva York que aquí. Es profesor en la Cornell University cuya escuela de arquitecura es la más antigua del estado. Ella, a su vez, trabaja sobre todo en Francia, sede de su estudio: Inlandsis Mar & Boris SARL d’Architecture et Paysage. Y ahora, cautivados por el Parc del Nord.

Con 2’8 millones de euros de presupuesto para obra y proyecto, y el hecho que mediante concurso el Ayuntamiento vaya a buscar arquitectura de autor, el Parc del Nord solo tiene un antecedente en Sabadell: el Parc Catalunya que se encargó a otro equipo de prestigio, el de los arquitectos Batlle i Roig. Pero, no sólo por época, el del Nord será muy diferente.

El torrente de la Batzuca, entre Sabadell y Terrassa y espacio natural en buena parte muy virgen, es el modelo que han tomado para plantear este tramo de Parc del Nord entre Ca n’Oriac y el barrio del Torrent del Capellà

Hoy ha habido puesta de largo en el Ayuntamiento, tras el correspondiente concurso que se falló el último día de 2018. Por el monto de la inversión, concurso europeo, y de ahí parte del mérito de los ganadores. La licitación de obras se publicará asimismo en el boletín de la Unión Europea, no en el de la provincia o en el BOE, aunque el paisaje sea muy del Vallès.

El torrente de la Batzuca, entre Sabadell y Terrassa y espacio natural en buena parte muy virgen, es el modelo que han tomado para plantear este tramo de Parc del Nord entre Ca n’Oriac y el barrio del Torrent del Capellà a ribera y ribera, de lo que fue el torrent, con Can Deu, su bosque, y la Planada al Norte, y Torreguitart y Can Puiggener al sur, y ahí el Ripoll.

Un “corredor ecológico“, además de un parque urbano que deberá liberar de su aislamiento al barrio del Torrent del Capellà: “Una península”, en expresión de Adrià Escolano. El Parc del Nord tendrà por eje un camino que serpenteará sobre el antiguo torrente, de norte a sur. Però enlazará los barrios de Ca n’Oriac y Torrent mediante más caminos y tres plazas, dentro del parque.

Los arquitectos, sin embargo, esperan otros vecinos: Salamandras, conejos, palomas torcaces,ardillas abubillas en catalán “puputs”, y otra fauna a esperar espontanea. Mar Armengol incluso apunta la oportunidad de un rebaño de ovejas

En los bosques, también debe haber claros“, considera Mar Armengol. Esas plazas, o casi glorietas, servirán para festivales o pases de cine al aire libre, zonas de picnic, simplemente el juego infantil o el gusto por el sol. Esos y otros usos han sido requeridos por el vecindario en el correspondiente “proceso participativo”. Al respecto, ningún conflicto en perspectiva.

Los autores, sin embargo, esperan otros vecinos: Salamandras, conejos, palomas torcaces, abubillas en catalán “puputs”, y otra fauna a esperar espontanea. Mar Armengol incluso apunta la oportunidad de un rebaño de ovejas a compartir con el Ripoll, más eficientes con la “farda i brossa” que las máquinas cortadoras de cesped. Va en el sentido del proyecto.

De cemento, lo mínimo. Grava en el fondo del torrente. Los muros, de tapial, o sea tierra compactada a lo antiguo. Y, de vegetación, encinas y pinos de gran copa en la parte superior del torrente y, en la estricta ribera, fresnos de hoja pequeña, álamos blancos (en catalán álber), algún sauce (desmai) y, quizá espontaneamente, algún sauco. Lo propio de aquí.

100% ecología en el Parc del Nord, entre Ca n'Oriac y Torrent: Incluso un vivero en medio de la carretera de Castellar 1
Los autores a la izquierda: Adrià Escolano, Mar Armengo y David Stiegman, y la parte municipal a la derecha: Rosa Martínez, Juli Fernández y Xavier Guerrero

Mar Armengol ha planteado hoy empezar con un vivero, donde criar los primeros planteles, a ubicar en medio de la rotonda de la carretera de Castellar. Y empezarlo antes incluso de la elaboración del proyecto ejecutivo de obras y de su licitación. Por dos razones. La rotonda será pacificada y permeabilizada, mediante el parque, y plantas nacerán allí en su medio.

“Las plantaciones podrían ser actos festivos a cargo de los vecinos”, ha dicho la paisajista. Muy en la idea “de un espacio que irá tomando vida gracias a los vecinos y la propia naturaleza“. Y no sólo eso. El Ayuntamiento, según constancia en la rueda de prensa correspondiente, ya lleva adelante las plazas Navacerrada y Vall d’Aran, en la cabecera norte del tramo de Parc.

En lugar de silencios, y ni mucho menos recelos, gestos incluso de orgullo por parte de los técnicos municipales, y ahí Rosa Martínez autora entre otras obras del Passeig y ahora “cap de projectes urbans estratégics”, y de los concejales (ERC): Juli Fernández, teniente de alcalde de Cohesió Urbana, Xavi Guerrero de Via Pública y Gabriel Fernández, del distrito.

Por radical en lo ecológico y paisajístico, pero también por la voluntad de conectar edificios y tramas urbanas, aquí tan dispares y disgregadas como las de Ca n’Oriac por un lado (ribera tratándose de torrente) y el Torrent del Capellá, en la otra ribera, éste supera en ambición otros proyectos de estos autores, por cierto muy aclamados en medios arquitectónicos.

Visto el talante de los autores, seguro que alternarán las visitas de obras al Parc del Nord con excursiones al cercano y de hecho confluente Torrent de la Tosca (de Colobrers en la neolengua municipal-rodalística)

En el caso de Inlandsis Mar & Boris SARL d’Architecture et Paysage, su reciente ampliación del Lycée Français de Madrid, con gran protagonismo a los jardines pese a que incorpora nuevos edificios, entre los cuales un gimnasio. Y en el de Adrià Escolano y David Stiegman, algunas de sus intervenciones en Raval barcelonés, entre callejuelas difíciles de integrar.

Visto el talante de los autores, seguro que alternarán las visitas de obras al Parc del Nord con excursiones al cercano y de hecho confluente Torrent de la Tosca (de Colobrers en la neolengua municipal rodalística). Pese a lo que parece, es más jardín o parque que bosque, plantado y ordenado a finales del XIX, seguramente. El del Nord será incluso más genuíno.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí