Lluís Rivera, Premio Goya por efectos especiales: “Mientras estén la Comercial del Caucho y Gabarró Germans, seguiré en Sabadell”

0
Lluís Rivera con su nuevo Goya (Helena Torrent- El Dia de Sabadell)

“Nunca nos hemos planeteado irnos de Sabadell, y menos teniendo aquí proveedores como Comercial del Caucho (Hostafrancs) o Gabarró Germans (mayoristas de maderas, entre la carretera de Torre Romeu y el Camí de Can Cuadras)”.

Lo primero que le dijo el sabadellense y técnico en efectos especiales cinematográficos, Lluís Rivera, cuando este viernes acudió al Ayuntamiento, invitado por el alcalde Serracant (Crida-Cup), y Miquel Soler, concejal también de fomento de las Artes Audiovisuales (Guanyem Sabadell).

Se trataba de felicitarle por su segundo Premio Goya, por el “Superlópez” de Javier Ruiz Caldera, galardonada antes en el Gaudí. El primer Goya lo consiguió en 2016 por “Anacleto, agente secreto”. Trayectoria al alza, y cada vez más trabajo que, en efecto, revierte en la ciudad.

Ahora mismo, Lluís Rivera y su empresa Inextremis Film Services mantiene 22 puestos de trabajo y está ahora contratada en 18 proyectos (cine, series y publicidad audiovisual), entre ellos uno en Londres con John Moore, director en la saga “La Jungla de Cristal”.

De Sabadell, al mundo. Pero también el mercado español y, entre sus focos, el eje Vallés-Barcelona, con la Ciutat de la Imatge en Terrassa. “Desde aquí, podemos trabajar donde nos pidan”, señaló, “mejor cerca pero da igual lejos. Estamos muy bien comunicados“.

Lluís Rivera, Premio Goya por efectos especiales: "Mientras estén la Comercial del Caucho y Gabarró Germans, seguiré en Sabadell" 1
Miquel Soler, Lluís Rivera y Maties Serracant, en el Ayuntamiento (Helena Torrent-El Dia de Sabadell)

Y además, el sector audiviosual incluidos los cines a gran pantalla, está en plena expansión. No solo por las series. “El público está volviendo a los cines de gran pantalla, contra lo que se creía y decía”, vaticinó Lluís Rivera. A él, cinéfilo claro está, le fascina.

Maties Serracant, con formación y profesión de geógrafo, apeló a “poner en valor” esta centralidad metropolitana en lo audivisual, que abarca de la industria a la formación. Y Miquel Soler consideró a Lluís Rivera “muy nuestro”. Un valor, también, para la cinefilia local, pionera e ilustre en su historia.

Lluis Rivera y su equipo no dejan de ser artesanos. Y se ocupan tanto de los disparos de las armas de fuego a las grandes explosiones. Reivindicó esta vertiente artesanal frente a lo digital, como dos técnicas aparte y cada una con su mercado específico.

Ante los políticos, aunque lo sean solo a nivel municipal, toca ponerse reivindicativo o, por lo menos, descriptivo. A la industrial audiovisual catalana, y española por extensión, le faltan según Lluís Rivera platós y profesionales suficientes, incluidos actores.

Él mismo es un exponente de la expansión. “Hace unos años, había muy pocos técnicos de efectos especiales en España”, recuerda. Y aquí el magistral Reyes Abades que, en aquel tiempo monopolizaba las nominaciones a los Goya.

Lluís Rivera empezó en un pequeño taller de la calle Moratín, cerca de los almacenes de la Comercial del Caucho que tanto apreció. Amplió en una nave de la Zona Hermética y de aquí, por expansión, a la de Barberà donde sigue. Al caso, viene a ser Sabadell.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí