Espectacular fiasco y 10 millones de deudas del sabadellense Quirze Salomó, el de Nostrum en las comidas preparadas

0

La situación de Home Meal Replacement, la empresa propietaria de la cadena de comida preparada Nostrum, es un rompecabezas al que es muy difícil encontrarle sentido. Al menos a sus cuentas. El primer punto, también el más importante, es que se trata de una empresa deficitaria (prácticamente lo ha sido siempre), pero las artimañas, tejemanejes y todo tipo de atajos contables que había llevado a cabo el que fuera su presidente y consejero delegado, Quirze Salomó, lo habían tapado.

La compañía presentó recientemente concurso voluntario de acreedores (la antigua suspensión de pagos) después de que se declarase en preconcurso el pasado mes de octubre con una deuda a corto plazo de cerca de 10 millones de euros. La decisión se ha tomado ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con sus acreedores, según comunicó el supervisor bursátil (cotizaba en el MAB -Mercado Alternativo Bursatil donde se financian sobre todo pymes) que finalmente suspendió de contratación sus títulos.

Aunque la negociación con la banca se ha puesto en el foco, el problema real para Home Meal es que para seguir operando con normalidad necesita una inyección extra de capital de al menos 10 millones de euros (que se debía sumar a los otros 10 millones que ya debe). La prueba de la necesidad de capital extra aparece en 2017, cuando la compañía explica que está trabajando en “un programa de bonos convertibles de hasta un total de 15 millones de euros”. La emisión que lleva a cabo Home Meal, y que actualmente tiene la etiqueta de ‘impago’, tiene una importancia vital a la hora de entender la situación de la compañía tanto por las cifras como por la operativa.

Los 15 millones de euros que busca la empresa no son casuales (nunca lo son en las finanzas), sino que es el resultado de un examen de las necesidades financieras que tendría que afrontar la compañía en 2017 y la primera mitad de 2018.

En primer lugar, la compañía tuvo que abonar hasta medio millón de euros (según consta en sus cuentas) para llevar a cabo la colocación, un precio excesivo que señala: por un lado, la dificultad de la colocación de los bonos (por la mala situación económica de la compañía) y de encontrar un equipo dispuesto a ello. Por otro lado, la importancia vital que tenía para Home Meal, ya que dicha cantidad de dinero que pagó equivalía a la mitad de todos los gastos financieros que asumió en 2017.

En segundo lugar, los 15 millones de euros que busca la empresa no son casuales (nunca lo son en las finanzas), sino que es el resultado de un examen de las necesidades financieras que tendría que afrontar la compañía en 2017 y la primera mitad de 2018. ¿Cómo se puede saber? Fácil, acudiendo a la partida que registra el movimiento que hace cada euro real en una empresa: ‘el Estado de Flujos de Efectivo’ y más en concreto la evolución del flujo de caja libre, que señala si ha entrado o ha salido efectivo en el periodo.

Necesitaba una financiación que no llegó y que incluso buscó a través de la irreal creación de una criptomoneda , un caso que curiosamente recuerda a la criptodivisa que el Gobierno de Venezuela trató de sacar adelante para financiarse no hace mucho.

En 2017, la compañía necesitó aportaciones de dinero por valor de 6,6 millones de euros, después de que registrará salidas en el apartado de explotación por 3,087 millones de euros (una situación que denota el mal estado de la compañía), mientras que en concepto de inversiones gasto 3,65 millones de euros. Curiosamente, la compañía informa que de los 15 millones de euros ofertados en bonos “se suscribieron y desembolsaron 6,6 millones”.

Curiosamente (también), los 8,4 millones de euros restantes, para llegar a los 15 millones que buscaba, es la misma cifra que sale de la firma encabezada por el sabadellense en forma de efectivo en el primer semestre de 2018. En concreto, el apartado de flujos de efectivo de explotación registró un resultado negativo de 6,86 millones de euros, mientras que gastó 1,594 millones en concepto de inversiones.

Aún así, la compañía aguantó hasta octubre, hasta que presentó el preconcurso de acreedores, lo que se explica gracias a que a finales de 2016 mantenía en tesorería cerca de 4 millones de euros con los que pudo alargar la situación algunos meses más. De hecho, la tesorería se redujo en 2017 un 98%, de los 4 millones iniciales hasta poco más de 48.000 euros con los que cerró el año.

En definitiva, la clara descomposición económica del balance de la compañía obligó no solo a refinanciar la actual deuda, sino que también necesitaba de una financiación que no llegó y que incluso se buscó a través de la irreal creación de una criptomoneda propia, un caso que curiosamente recuerda a la criptodivisa que el Gobierno de Venezuela trató de sacar adelante para financiarse no hace mucho. De hecho, la última noticia acerca de la compañía que se ha conocido es que su auditor (PKF Audiec) renunció al cargo, debido a “los importes que la firma les adeuda”.

 

Home Meal, el ‘chiringuito’ de Salomó.

Desde el punto de vista personal, Quirze Salomó ha ido retirando dinero de la compañía a marchas forzadas. En los últimos 18 meses, y en forma de “devoluciones” cerca de 350.000 euros

Otro de los problemas, más allá de la falta de recursos para su negocio deficitario, que ha tenido en los últimos años Home Meal fue que se había convertido en el chiringuito de su exceo y expresidente, y por ello su salida ha sido una de las claves para intentar desbloquear la actual situación. En 2017, las operaciones en las que estuvo implicado Salomó, ya sea a título personal o a través de sus empresas participadas, alcanzaron un valor de 4,2 millones de euros, una cifra similar también a la de 2016.

Desde el punto de vista personal, Salomó ha ido retirando dinero de la compañía a marchas forzadas. En los últimos 18 meses, y en forma de “devoluciones” cerca de 350.000 euros. El dinero vendría de una serie de créditos o avales que habría realizado mientras ostentaba el cargo de consejero delegado y presidente. De hecho, los últimos 50.000 euros los retiró en el primer semestre de 2018 como reembolso (aunque no vence hasta 2021) de un préstamo que él mismo le había dado por 178.600 euros a un interés del 6%. Pese a que las cifras del segundo semestre no se conocen, es probable que el mismo Salomó hubiera retirado el saldo vivo del crédito, unos 128.600 euros, antes de caer en la insolvencia y que las cuentas se hayan bloqueado.

Pero no solo a título propio, sino que compañías participadas por el propio Salomo como son Boira Digital, Digital Retail, Bellamon o Brosalomo aparecen continuamente en las operaciones que ha llevado a cabo la compañía, tanto como proveedores como clientes. Por no hablar del más de medio millón de euros que ha sacado de Home Meal en forma de salarios, y los intereses cobrados a su nombre por créditos, avales o incluso el préstamo de acciones (recibía un 1% anual del montante) para otorgar liquidez al valor y que pudiera cotizar en el MAB.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí