Los enfermos en la UCI del Taulí tendrán gafas de realidad virtual, gracias a una enfermera premiada por ello

0

Dotar a los pacientes de la Unidad de Curas Intensivas (UCI) con gafas RVI (de realidad virtual inmersiva y, dicho en sencillo, tanto como un móvil con un soporte de anteojeras) ahorraría 600.000 euros año en gastos de ingresos y fármacos al Taulí, Hospital de Sabadell. Bastaria para relajarles con paisajes y sensaciones diferentes a la UCI. Virtuales, claro está.

Lídia Martí Hereu, joven enfermera del Taulí, lo demuestra en un estudio premiado por la Fundació Infermeria i Societat del Col·legi Oficial d’Infermeria (COIB). El título: “Ús de la realitat virtual immersiva com a mètode de relaxació a l’entorn d’una unitat de cures intensives”. De eso va. Pero el mérito radica en que lo traduce en proyecto y ventajas.

Los enfermos en la UCI del Taulí tendrán gafas de realidad virtual, gracias a una enfermera premiada por ello 1
Lídia Martí, enfernera del Taulí autora del proyecto premiado (Corporació Sanitaria Parc Taulí)

Así lo explica el correspondiente comunicado de prensa de la Corporació Sanitaria Parc Taulí: “Es un proyecto piloto, con una duración aproximada de seis meses, que consiste en el uso de gafas de realidad virtual que podrán utilizar los pacientes hospitalizados en la UCI”, Entre los objectivos del estudio (porque si se lleva a cabo será en principio como estudio) “destaca el de comprobar la viabilidad y seguridad de la aplicación en este entorno hospitalario”.

Mediante gafas 3D los pacientes visualizarán escenas naturales con su correspondiente sonido, igualmente natural, según viene a contar la nota. Aunque no lo concrete, porque las notas no son tan líricas o naturalistas y aquí en lo paisajístico, sugiere lo de los lagos de montaña, el mar en sus playas y otras tantas imágenes que, sin más recurso que el de la imaginación de quien llegue a imaginarlas, se invocan en métodos de relajación.

Pero si en lugar de imaginarlas, el paciente las ve y siente en audiovisual de tres dimensiones, mejor que mejor. Según el estudio de la enfermera Lídia Martí, la tecnología RVi (lo de las gafas y el móvil) “puede llegar a cubrir la necesidad del paciente de tener contacto con la naturaleza, favorecer la sensación de salida del box de la UCI y le aporte calma y bienestar. En definitiva, humanizar la estadía de los pacientes”.

En el estudio de Lídia Martí, por ello merecedor del premio, supondría la reducción de entre un dia o día y medio en los ingresos de los pacientes. De ahí deduce el ahorro de 600.000 euros año en el presupuesto del hospital y, cosa aún más sensible, beneficios en la salud de los afectados: “Este método de estimulación puede ayudar a disminuir la ansiedad, prevenir el delírium, el deterioro cognitivo, la necesidad de analgésicos y sedantes, y a acelerar su recuperación“.

La nota del Taulí no concreta cuando se llevará a la práctica el programa piloto propuesto por la enfermera Lidia Martí. Su estudio premiado, queda aún a nivel solo teórico. Pero el Hospital la felicita de entrada por su premio y antes proyecto, y le desea suerte. De funcionar, más alivio tendrán los pacientes, no sólo suerte, y más eficiente será el Taulí, incluyendo el correspondiente ahorro en costes de ingresos hospitalarios y farmacia.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí