Carmen Linares entrega a Cañizares el Premio Min al mejor álbum flamenco: El 11 de abril, el de Ca n’Oriac en el Palau

0

Los pianos tienen 88 teclas, y la guitarra solo seis cuerdas. También la de Cañizares, de Ca n’Oriac y por tanto de Sabadell, que con sus manos e instrumento tan pronto se presenta junto a grandes sinfónicas (el 11 de abril vuelve al Palau en este registro), como deja huella en el jazz, la “world music” o el pop como le premian en la “música independiente”, ahora.

Acaban de galardonarlo en los Premios Min (acrónimo de música independente), pero por flamenco. El jurado correspondiente considera como Mejor Álbum Flamenco de 2018 al que Cañizares lanzó hace justo un año, “El Mito de la Caverna” es su título. Para nada comercial, en efecto. Solo guitarra flamenca, la suya, pero mucha innovación y antes subiduría, en lo de las armonías, ritmos, cadencias y demás aspectos. El resultado, desde luego brillante.

Y la entrega del premio, en el Gran Circo Price de Madrid lleno a rebosar (1706 localidades), muy entrañable además. Cañizares lo ha recibió de manos de Carmen. tras acompañarla en infinidad de recitales y grabaciones, como a tantos y más flamencos, ambos crearon en 2015 el recital “Encuentros” y en 2018 “Camerata Flamenco Project” sobre obras de Falla.

El jurado no lo ha tenido fácil. Cañizares es Cañizares. Per oentre los finalistas, la joven cantaora María Terremoto, espectacular, no solo por el legado de su abuelo y su padre (y ahí, su padre, en aquella “Edad de Oro” con Israel Galván al baile y Alfredo Lagos al toque, aclamada en medio mundo y en Sabadell también, en el Pati del Museu d’Art. Ahora, ni Cañizares).

En los Min de 2019, se ha alzado como gran triunfadora Morgan, banda pop-rock muy de la “música independiente”, tema del certamen. Y aquí, el Cañizares más flamenco. Pero en otros géneros, y en Cañizares, ahí queda la nominación al Grammy de jazz de 1992, que se llevó el último Miles Davis. Quedó finalista el “Jazzpaña” de Vince Mendoza, con Cañizares.

Carmen Linares entrega a Cañizares el Premio Min al mejor álbum flamenco: El 11 de abril, el de Ca n'Oriac en el Palau 1
En tantos otros géneros, queda el Cañizares que fue la guitarra de Peter Gabriel en la World Music, “Living at Real World”, además de los primeros y mejores álbumes de El último de la fila”, entonces él apenas tenia 18 años. Y asimismo, ya entonces, sus grandes obras con Enrique Morente (“Lorca”, “Omega”…) y sobre todo Paco de Lucía: 12 años juntos.

Y mientras, Cañizares regresa en ya a Barcelona, al caso como si fuera Sabadell, donde se le echa tanto de menos (a él, al flamenco, a las músicas populares modernas, a Ca n’Oriac y los barrios en general…). Vuelve tras el éxito de octubre en el Auditori, con su Concierto para guitarra y orquesta n.2, que la OBC, la orquesta de la Generalitat, le encargó y estrenó.

Esta vez, concierto muy emotivo. Otra vez, en el “Concierto de Aranjuez” de Rodrigo. Fue por indicación de Paco de Lucía, la Filarmónica de Berlín emplazara a Cañizares para que lo interpretara por primera vez, en elconcierto que en 2011 la legendaria orquesta ofreció en el Real de Madrid. Desde entonces, centenares de orquestas reclaman al sabadellense.

Esta vez, en el Palau, lo interpretará junto a la Orquestra de Cadaqués, la única con la que Paco de Lucía tocó esta obra. Cañizares colaboró con el maestro en la armonización y los arreglos, por así decir. A diferencia del gran artista de Algeciras, el de Ca n’Oriac frecuentó el Conservatorio de Barcelona y antes el de Sabadell, y así con ventaja respecto a partituras.

La Orquestra de Cadaqués es muy singular. Se atreve con proyectos sorprendentes, como lo fue en 1991 aquel con Paco de Lucía y el Aranjuez de Rodrigo ( polémico en su momento), y tiene por base el concurso internacional de directores de orquesta del que, entre otras, se beneficia la Sinfónica de Sabadell, que suele invitar a los ganadores.

Precisamente, entre las más de 80 ocasiones que Cañizares ha interpretado Aranjuez con la OBC, en giras por toda Europa (el único solista catalán de la orquesta de la Generalitat en ellas, y en auditorios tan emblemáticos como el Musikverein de Viena), la última por ahora fue en el Auditori con uno de los galardonados en Cadaqués a la batuta, Lorenzo Biotti.

Hay mucha historia, y mucha música. Pero el intercambio de sonrisas entre Carmen Linares y Cañizares, en el video que encabeza esta noticia, no solo las expresa y resume, en lo más emotivo. También es arte en si mismo. Lo dicho, la próxima de Cañizares cerca de Sabadell, y al caso Ca n’Oriac, el 11 de abril en el Palau de la Música Catalana. Al caso, como en casa.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí