Hallazgo de un poblado visigodo en la Creu Alta: La historia de Sabadell se magnifica

0
El yacimiento de la calle Major (Foto: Arrago SL)

Contra lo que se suponía, la Creu Alta se pobló mucho antes del siglo XVIII, cuando se empezó a formar el actual barrio. Excavaciones en la finca del 140 de la calle Major han dado con vestigios sorprendentes: Un silo ibérico, del siglo V antes de Cristo, y, sobre todo, otros 14 silos más de época visigoda (siglos VI i VIII), que indican la existencia entonces de un asentamiento considerable.

Los restos arqueológicos de la Hispania visigoda no son, precisamente, nada abundantes. Se trata de un periodo relativamente breve, apenas tres siglos, cuyo final fue muy convulso. La invasión musulmana y acto seguido la repoblación carolingia, en la Marca Hispánica, dieron lugar a otros nucleos poblados y otros paisajes, no siempre coincidentes con los anteriores.

“No es solo que la historia se amplíe en la Creu Alta. Ésto la magnifica” valora Jordi Roig, arqueólogo sabadellense director de la excavación. Aunque el actual barrio data del siglo XVIII, estuvo poblado en el V antes de Cristo y el VIII de la era actual, con este poblado visigodo después olvidado

“No esperábamos encontrar aquí este conjunto de material visigodo, tan denso. Pero tampoco nos ha extrañado. Contábamos con el antencedente del poblado visigodo de Can Gambús. Fue la gran sorpresa de las excacaciones que allí efectuamos hace 18 años. Aunque en Sabadell casi ni se ha divulgado, es muy importante”, explica el arqueólogo Jordi Roig.

“No es solo que la historia se amplíe en la Creu Alta. Ésto la magnifica” valora el arqueólogo sabadellense. En solo los 4 metros de ancho y 20 de largo del solar, el vaciado de los 15 silos (“mucho para tan poco espacio”, que apunta el arqueólogo) ha descubierto una vida muy intensa y una notable actividad ganadera además de agrícola: La propia de un poblado.

Hallazgo de un poblado visigodo en la Creu Alta: La historia de Sabadell se magnifica 1
Piedra de molino en uno de los 14 silos visigodos de la calle Major (Arrago SL)

Abundancia de ovejas, cabras, los correspondientes perros mastines, y dos bueyes de los empleados para labrar o tirar de carros, así como los restos de cerámica, útiles de hierro y una piedra de molino, que con inequívoca factura visigótica datan el yacimiento entre los siglos VI y VIII. Evocan, asimismo, lo que fue el paisaje de este lugar hace más de 1.500 años.

Se trata del de la actual confluencia entre la calle Major, Eix Macià, Concordia y Francesc Layret. Entonces, una leve colina asentada sobre la Riereta y sus ricos acuíferos. Jordi Roig no duda que bajo las actuales casas y calzadas de este punto están las cabañas y casas de entonces, arrasadas después entre musulmanes y cristianos, y olvidadas hasta ahora.

La repoblación carolingia (siglos IX-X) fue más intensa alrededor del Ripoll, y ahí la sucesión de iglesias románicas entre las cuales Sant Vicenç de Junqueres, los restos carolingios de la Salut, el castillo de Arraona junto al posterior puente de la Salut, Sant Nicolau, Barberà… Otra ocupación del territorio en la que este punto de la Creu Alta se convirtió en marginal.

Pero, pese a desparecer con el fin de la Hispania visigoda, este poblado de la actual Creu Alta, más antiguo aún: habría permanecido ahí durante mil años. En el mismo yacimiento, lo constata un silo ibérico del siglo V, situado entre los 14 de época visigoda. En éste, muy diferente a los otros en forma y volumen, los restos también indican cierta prosperidad.

Hallazgo de un poblado visigodo en la Creu Alta: La historia de Sabadell se magnifica 2
Detalle del silo ibérico, del V antes de Cristo, encontrado asimismo en el yacimiento (Arrago SL)

En el silo ibérico, en concreto, restos de cerámicas griegas. El comercio mediterraneo, y en él las colonias griegas de Empúries y Roses, llegaron entonces a esta parte de la Creu Alta. En los silos visigodos también hay restos de cerámica romana de época imperial tardía (siglos III y IV). Para los arqueólogos, todo ello apunta a cierta continuidad en el poblamiento.

Los arqueólogos a quienes se debe el hallazgo corresponden a la empresa ArragoSL, contratada aquí por los propietarios de la finca, a su vez obligados a costear prospecciones arqueológicas antes de edificar en el solar. El mismo equipo está trabajando ahora en otra finca de la Creu Alta, a penas cien metros de distancia. Esta vez, con mayores expectativas.

“Veremos si hay más, y en qué modo este poblado de la Creu Alta se corresponde con el de Can Gambús, entre los más importantes de la Hispania visigoda“, indica el sabadellense Jordi Roig, director de ambas excavaciones. En efecto, el de Can Gambús y ya pasados más de 15 años del hallazgo, ha motivado una amplia bibliografia académica, al máximo nivel.

Can Gambús fue el tema de la tesis con la que, en 2016, Florence Alliese se doctoró en Arqueologia por la Sorbona. También de otros trabajos, más específicos sobre los restos visigodos, publicados por la Universidad del Pais Vasco, entre otras, y con Jordi Roig entre sus autores. “Can Gambús reveló complejidas inéditas en la sociedad visigoda”, apunta éste.

Es injustificable que en Sabadell aún no se haya publicado ni divulgado nada sobre este y tantos otros temas arqueológicos o históricos de la ciudad“, lamenta Jordi Roig. Más que a alcaldes o concejales anteriores o posteriores, lo atribuye a los altos funcionarios de los museos y archivos municipales. “Son un viejo y crónico problema que padece la ciudad”. Y, éste, un exponente más.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí