Junta del Banc Sabadell: Oliu abierto a explorar “alianzas estratégicas con socios de referencia”

0

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha advertido que en los próximos meses la entidad podría explorar “alianzas estratégicas con socios de referencia” que permitan “optimizar el capital”. Oliu ha rendido cuentas ante los accionistas de la entidad otro año más (ya es el segundo) lejos del alma mater del banco, Cataluña y más en concreto Sabadell, en el que ha explicado el difícil 2018 por el que ha transitado y los retos que tiene por delante.

El 2019 se presenta como un año clave para sostener la actual estructura financiera que mantiene la firma del Vallés, ya que la débil posición de capital de máxima calidad (denominado en la jerga financiera como CET 1 Fully Loaded) con la que cerró 2018, el 11,1% frente al 12,8% de 2017, obliga a la entidad (según el propio Oliu) a seguir poniendo “el foco en los próximos años en el mantenimiento de un sólido nivel de capital a través de la generación de beneficios y, en su caso, alianzas estratégicas con socios de referencia que nos permitan optimizar el capital”.

A lo largo de su discurso ante los accionistas de Banco Sabadell, Oliu también ha enfatizado sobre la mejora de la rentabilidad de las oficinas y de la operativa del banco para obtener mejores resultados en años posteriores. “En estos momentos en toda nuestra organización el foco estratégico se pondrá en la mejora de la eficiencia y un coste de riesgo adecuado al modelo del negocio, para con ello alcanzar una rentabilidad por encima del coste de capital”. Un escenario, el de mejorar el ROE (beneficios entre fondos propios), que se antoja vital para que la acción retome el vuelo.

Por su parte, Jaime Guardiola, también destacó en su actuación que el “objetivo principal es incrementar la rentabilidad mediante el crecimiento de nuestro negocio y la mejora de la eficiencia en los mercados donde operamos: España, Reino Unido y México”. Para ello, la firma planea reducir su red de oficinas de manera paulatina a lo largo de los próximos años (como indicó el propio Guardiola este miércoles ante la prensa) a medida que sus clientes demanden de mayores servicios digitales.

El mayor golpe en cuanto a reducción de sucursales, con la consecuente reducción en el número de empleados, se llevará a cabo en el TSB, ya que su ratio de eficiencia cerró el 2018 muy desfasado. De hecho, la entidad ya está trabajando en un plan de eficiencia para su filial británica que está a la espera a que se incorpore en mayo la que será nueva consejera delegada de la filial británica, Debbie Crosbie. En el caso de España, la firma se supedita a la mejora en la captación de clientes digitales y en el uso que le den, de tal manera que acabó el 2018 “con unos clientes digitales que en España ya suponen el 52% del total y que han crecido un 11% respecto al año anterior”, explicó Guardiola.

Por último, ambos directivos de Sabadell han puesto de relieve las buenas cifras que ha obtenido el grupo en su negocio en España. “El crecimiento del negocio bancario ha sido significativo (…) la excelente actividad comercial ha estado apoyada por el buen comportamiento de los segmentos de pymes y de grandes empresas en España” ha subrayado Oliu. Mientras que Guardiola ha puesto en valor que “la cuota de mercado de crédito a empresas ha alcanzado el 11,62%, 37 puntos básicos más que al cierre de 2017”. También ha ayudado a la entidad la formalización de nuevas hipotecas a lo largo del 2018 que alcanzó un volumen de 3.670 millones.

Castigos por el fallo del TSB

El Consejo de Administración, a propuesta de la Comisión de Retribuciones, ha decidido también ‘castigar’ a los responsables directos de los fallos que aparecieron durante la migración tecnológica realizada por TSB y que tuvo un sobrecoste final de 470 millones de euros. El presidente ha explicado en su intervención que “se realizó un ajuste ex-ante a la totalidad de la bolsa de retribución variable de un 5% y se ajustó la retribución de todos aquellos que en el ejercicio anterior habían percibido alguna cantidad vinculada a la migración, reduciendo en este ejercicio el total de las cantidades percibidas”.

El ’castigo’ a los protagonistas de la migración no fue el único, ya que la propia alta dirección se ha privado de su retribución variable por las malas cifras presentadas por el banco en 2018. “Las circunstancias extraordinarias del ejercicio, hacían procedente proponer nuestra renuncia a la percepción de la retribución variable”, ha explicado Oliu a los accionistas.

Por último, el presidente ha querido incidir en la necesidad de mejorar la reputación de la banca, tras los últimos escándalos que han aparecido y que han tenido a Francisco González(BBVA) en el centro. “Los bancos también tenemos un reto reputacional. La imagen social de las entidades financieras debe ser renovada y ello solo se puede hacer con buenas prácticas ancladas en la rectitud ética y en la transparencia de todas nuestras actuaciones, ha apuntillado Oliu para finalizar su discurso en el Junta de Accionistas de 2019.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí