La historia del idioma español en Catalunya, o el necesario debate lingüístico

7

Este es el alegato para defender un simposium de la historia de la lengua española en Cataluña, que tenga como base dos historiadores de la lengua: Ángel López y Joan Lluis Marfany.

La actual división entre catalanes, separatistas y no, es reciente y, posiblemente, coyuntural. La causa estructural de la división en Cataluña es la de las dos lenguas más habladas en su territorio. Las lenguas dividen a la población catalana como en otros lugares dividen las razas o las religiones, empañando su convivencia.

Superar la división es primordial para lograr una convivencia pacífica, pero seguirá enquistada mientras se privilegie una lengua sobre la otra, como tampoco se superó pacíficamente imponiendo una raza o una religión sobre otras; ni, por supuesto, negando la división como si los hablantes de una de ellas, a la par que invisibles debieran pasar a inoíbles, para que sensibilidades como la del actual President nacionalista catalán, no sufran al escuchar la otra lengua, a la que consideran, como escribió en un artículo, el idioma de las bestias. Cuando se ha llegado a tal falta de respeto, el diálogo necesario para superar la división se hace muy difícil, pero no hay camino fácil.

Para llegar a ese diálogo las partes se han de empezar a reconocer como iguales y capaces de abordar todos los temas, que ninguno de ellos se obvie, que no haya tabúes. Mientras uno u otro de los dos principales grupos de hablantes lingüísticos que existen en Cataluña, catalanohablantes y castellanohablantes, estén marginados en cuanto a hablantes de su idioma, mientras uno u otro de los dos grupos mayoritarios sienta que debe pedir perdón por hablar una de las lenguas, pero sobre todo mientras la marginación de una de las partes sea objetivamente comprobable en la legislación y esta sea intocable según la otra parte, no será posible el diálogo para la superación de la división.

¿Qué preguntas son importantes responder para empezar un diálogo? En la actual Cataluña que lleva cuarenta años de absoluta dominación nacionalista es importante una revisión de la historia de la lengua española en Cataluña. Porque ha privilegiado una sola lengua como propia del territorio, basándose en una historia nacionalista de la lengua catalana. Además de no ser la historia una justificación suficiente para privilegiar los derechos de los hablantes de una lengua sobre los de la otra, nada o poco tiene que ver con la historia real de las lenguas en Cataluña.

Responder a las preguntas de ¿siempre fue así? ¿es una división del siglo XXI, del XX, o es una división enquistada desde hace siglos? Es importante porque se usó la historia nacionalista para exacerbar diferencias y será la historia académica la que ayude a delimitar los conflictos, complejos, sentimientos de agravios históricos de las dos partes.

Por lo que los historiadores de las lenguas en Cataluña han escrito pareciera que el malestar y la división entre los hablantes de las dos principales lenguas, es una división reciente, a pesar de que las dos lenguas han convivido pacíficamente en Cataluña durante siglos sin más problemas relevantes que los del siglo XVII sobre el idioma elegido para predicar en las iglesias. Esta convivencia pacífica fue así hasta la eclosión de los nacionalismos en el s. XX, a la vez que de la llegada de miles de trabajadores de otras partes de España. Si así hubiera sido tal vez sobre convivencia lingüística haya mucho que aprender en la propia historia de Cataluña.

Abordar la historia sin manipulaciones nacionalistas ni complejos, sin acusaciones de opresores u oprimidos, fachas o golpistas, víctimas o culpables, enseñará como convivieron hasta caer víctimas de los nacionalismos del s. XX. Ambos nacionalismos, español y catalán, impusieron la lengua de una de las partes de Cataluña a la otra.

Con empate de cuarenta años, la legislación de la dictadura franquista silenció a la parte catalanohablante en las administraciones públicas, y tras la muerte de Franco la legislación democrática nacionalista ha silenciado igualmente a la castellanohablante. Va siendo hora de repensar la convivencia, porque ni los castellanohablantes fueron culpables de la imposición lingüística del nacionalismo centralista en la Dictadura, que ni eligieron electoralmente ni la mayoría apoyaron a Franco, pero han pagado las culpas durante cuarenta años; ni los catalanohablantes culpables de las decisiones del nacionalismo catalán gobernante, porque ni todos apoyaron ni todos conocieron lo que se hacía en materia lingüística. Sólo así se conseguirá un diálogo entre catalanes que ponga en el camino de superar la ruptura de la convivencia. Por eso un primer paso para el diálogo es conocer lo que los historiadores de las lenguas han escrito, dejando de lado las manipulaciones nacionalistas.

La historia de las dos lenguas conviviendo en un mismo territorio

¿Es la lengua catalana la única propia del territorio catalán? Eso dice el Estatut, ahora bien ¿es la única lengua que ha estado presente hasta el franquismo en la historia de Cataluña, o hasta 1714?

En 1985 apareció un libro que venía a poner del revés la historia del idioma español, llevaba un título espectacular y humilde a la vez: “El rumor de los desarraigados: conflicto de lenguas en la Península Ibérica”, su autor Ángel López García. El libro revolucionaba la teoría sobre el origen del español y, como la calificó Àngel Colom, era una teoría muy peligrosa.

Pero nada es revolucionario si lo echas en el olvido, o lo reduces al ámbito universitario de especialistas. Desde aquel 1985 en que el libro recibió el Premio de Ensayo, no se ha vuelto a hablar de él. No obstante el libro responde a las muchas dudas que plantea y que deja sin resolver la teoría tradicional sobre la evolución en España de las lenguas derivadas del latín. Cualquier teoría que responda mejor a las preguntas que plantean está siempre más cercana a la verdad que las que no los responden. Por eso que “El rumor de los desarraigados” es la mejor teoría sobre la historia del español de las que hasta ahora hemos tenido.

Por ejemplo, si el español se originó alrededor de un monasterio entre el País Vasco y lo que sería Castilla, a partir del cual iría expandiéndose conforme la Corona castellana avanzaba en sus conquistas, ¿por qué hay evidencias de que el español se expansionó antes que la Corona de Castilla?, ¿acaso nada tenía que ver el nuevo idioma con la población circundante de lengua vasca? En Aragón, donde nunca hubo conquista castellana ¿por qué se habla español?, y ¿en Navarra anexionada siglos más tarde que el País Vasco porque se habla español y no vasco en toda la parte sur del territorio?, o ¿por qué había escritos en castellano en el Al-andalus?, ¿por qué en toda la Edad Media hay escritos de español en toda España y no sólo en Castilla? Incluso donde en la actualidad hay una lengua diferente, como en Cataluña o Valencia, ¿por qué hay abundantes muestras de español incluso cuando formaban parte de reinos diferentes que Castilla? Por resumir, teniendo en cuanta que para saber qué lengua se hablaba históricamente en un territorio lo único que tenemos es la lengua, o lenguas, que se hablan en la actualidad, y los documentos escritos, ¿tenía el español desde la Edad Media una expansión mayor que el pequeño núcleo castellano del que habla la teoría clásica de la historia de la lengua castellana?

Si, que haya documentos escritos no indica que un idioma se hablara en un territorio, pero es que no hay documentos sonoros y los escritos son lo único para deducirlo. Lo único que tenemos: la escritura, y las lenguas que se hablan en la actualidad en un territorio.

A la respuesta de estas cuestiones no solo tenemos los libros de Ángel López García, también el de Joan-Lluís Marfany, “La llengua maltractada: el castellà i el català a Catalunya del segle XVI al segle XIX”, subtítulo de por sí es indicativo desde qué fechas reconoce la presencia del español en Cataluña. El año 2001 apareció este otro libro clave que nos habla de la convivencia de las dos lenguas, por lo menos desde el siglo XVI. Marfany hará recopilación de la presencia del español en Cataluña, sin mediar ni violencia ni conquistas, en todo tipo de documentación, no en la literatura sino en todo tipo de documentos públicos y privados, que nos señalan la convivencia pacífica entre los dos idiomas, y entre dos grupos lingüísticos, o no.

Dos libros que abren los ojos sobre la historia de los dos idiomas de Cataluña, a parte del aranés. Marfany por un lado nos señalará que la decadencia del catalán tuvo más motivos endógenos que exógenos, y por otro Ángel García López, que señala su presencia del español en Cataluña tiene los mismos motivos que en el resto de España, en particular que en Aragón o Navarra: no es un idioma extraño, es un idioma que siempre estuvo presente, la Koiné peninsular desde la Edad Media, pues llegó también Portugal.

Para confirmar si fue o no fue así es necesario que en el debate entren también otros estudiosos de la lengua en Cataluña, que aporten y enriquezcan el debate, y que llegue al público mayoritario para superar complejos y agravios.

Pues significaría que en Cataluña llevan conviviendo las dos lenguas en armonía, sin suponer un problema la una para la otra, y que fue necesario la llegada en el s. XX del nacionalismo, los dos nacionalismos, y sus exigencias legislativas e impositivas para reglar y exigir el uso de las lenguas, para que su convivencia pacífica de siglos empezara a ser un problema.

Saquemos a las lenguas del domino de la política nacionalista, de una u otra tendencia, y dejemos en las de científicos de las lenguas que nos enseñen su historia.

La historia de las lenguas nos enseña que ha sido una historia de convivencia en paz. Va siendo hora, pues, de desacomplejar de imperialistas colonizadores a la población castellanohablante en Cataluña y de pueblerinos hablante de lengua minoritaria a los catalanohablantes, y de concienciar a ambos grupos de que el español nunca ha sido un idioma extraño en Cataluña, que ambos son idiomas propios de la población catalana, y por tanto a proteger con igualdad de derechos. Pues el pueblo que supo durante siglos convivir con dos lenguas sabrá seguir sin necesidad de imposiciones de una sobre la otra, sin regular el uso privado y respetando el bilingüismo público.

7 COMENTARIS

  1. Un artículo muy interesante. No soy historiadora ni lingüista. Necesitaré leer el artículo una vez más. Las preguntas que plantea me han cuestionado a mi también: ¿por qué se habla castellano en Aragón si Castilla numca cpnquitó Aragón?¿Por qué se habla castellano en Navarra?, etc

    • Muchas gracias por su respuesta. Necesitamos un simposium que saque a la luz los resultados de las últimas investigaciones sobre la historia y evolución de las lenguas en España, necesitamos respuesta a las muchas preguntas que plantea la visión nacionalista. Sabadell pudiera ser el lugar para el debate tranquilo, sereno, ¿por qué no?

    • Cuestiones básicas en democracia: respeto e igualdad.
      – respeto: pues es imposible la paz sin el.
      – igualdad: pues sin igualdad no hay posibilidad de democracia.

      Quien no defiende para los demás los mismos derechos que para si mismo, no pide derechos, sino privilegios.

  2. Que la política catalana l’ha dominat desde la instauració de la democràcia el catalanisme és cert. Ara bé, la immersió lingüística almenys ha aconseguit que molta gent com sàpiga català que sense l’escola ni tan sols l’entendrien. Una llengua no està en les mateixes condicions que l’altre, ja que molta gent per exemple que vé de sudamèrica no sabria català si no fos a través de l’educació. A més els catalanoparlants ens veiem obligats a canviar de llengua sovint perquè ens puguin entendre, cosa que a mi no em suposa cap problea, m’agrada practicar el castellà. Una altra cosa és per exemple que per exemple alguns manipulin a través d’un discurs nacionalista català, però que el català com a llengua minoritària necessita més recursos que el castellà perquè tothom almenys la pugui entendre, em sembla que és un fet.

    • En el artículo no me plantee este tema, es un debate posterior en el que hay que reflexionar mucho, pedir estudios sobre los resultados del actual sistema de enseñanza de inmersión obligatoria y monolingüe en catalán. Pero por supuesto que el catalán se ha de aprender en la escuela, eso ni se discute.

  3. Si algunos catalanes no quieren hablar español que no lo hablen. Para el idioma español o castellano si lo prefieren el tema es irrelevante. Creo que 500 millones o más de personas tienen el español como lengua materna y otros muchos millones mas lo están aprendiendo. Como creo que con el catalan no.iran muy lejos pueden sustituir el español por el francés o el ingles y en una generación desaparecera el catalan como ya pasó en lo que llaman la Cataluña Norte donde el catalan ya nadie utiliza ni trasmite a sus hijos. Y en esta zona de Francia creo que nunca gobernó Franco.
    Bon dia

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí