El Mercado de Campoamor al suelo para hacer vivienda social y un centro escénico: Marta Farrés (PSC) frente a Marisol Martínez y Serracant

0

Marta Farrés, alcaldable del PSC no está para “romanços” con el Mercado de Campoamor. Plantea derribarlo para edificar vivienda social de alquiler y un centro escénico en el que se apoya en el actor y director teatral Carles de la Rosa. Así lo ha proclamado hoy ante el edificio.

Y así da la réplica, radical, al alcalde Maties Serracant (Crida Cup) y a la Teniente de alcalde de Comercio Marisol Martínez (alcaldable por Guanyem Sabadell) que hace siete días justos se retrataron ante la misma fachada con otro proyecto, puesto a concurso por 2’1 millones.

Los dos socios del que pronto será gobierno en funciones, han bautizado su proyecto con el nombre de Lindmarket SBD y, previa reforma del edificio, pretenden convertir este mercado y su entorno en “espai d’innovació social i d’excel·lència” para “cohesionar la ciutadania”.

El Dia de Sabadell dio cuenta de la noticia. Aquí el enlace: “Con 2’1 millones presupuestados, concurso para “interculturalizar” el Mercado de Campoamor”. Lo cierto, y aquí las dos propuestas divergentes, es que este mercado es un fracaso desde que abrió en 1983.

Aunque ni hoy Marta Farrés, ni tampoco hace una semana Marisol Martínez y Serracant lo hayan evocado, este mercado y los de Can Gambús y Torre Romeu fueron un intento por convertir en comerciantes, paradistas, a parados, en las duras crisis de la época.

Aquel primer gobierno de Farrés, y aunque consta que el mismo Farrés tampoco no lo vio claro, se decidió a partir de unos fondos aportados por la empresa estatal Mercasa. Al cabo de 35 años, nunca se ha llenado y la mayoria de puestos tienen la concesión vencida.

Para presentar su propuesta, Marta Farrés ha comparecido junto a las activistas vecinales Concha Arjona y Remedios López, además del director teatral Carles de la Rosa, activo en los medios locales semiprofesionales o de aficionados, los tres en su candidatura municipal.

Quieren derribar el mercado para construir vivienda social de alquiler “para vecinos del barrio y de la ciudad”, según han concretado, y para “crear, en los bajos del edificio, un espacio proyectado para las artes escénicas y musicales abierto a entidades y movimiento cultural”.

En lo cultural, pues, también lo vecinal. El Centro que, en su vertiente amateur, es tan barrio como Gracia o Sants en Barcelona, o no mucho más pueblo que un Ripoll, con algo también de antiguas colonias fabriles y centros católicos en el origen, por ejemplo, de La Faràndula.

Tanto o más que las declaraciones in situ de la alcaldable, lo evoca la nota de prensa que acto seguido ha publicado: “Cal acostar la cultura als barris, és un error que la cultura es quedi només al Centre“. Aunque el Centro sea cada vez más barrio, en lo dicho.

No obstante, y a pesar que el dato se ha obviado, de la Gran Via para abajo, no existe ningún espacio escénico con unas mínimas condiciones que lo habiliten y acrediten como tal. “Portem un pla d’inversions a la ciutat que va de nord a sud i d’est a oest i aquesta aposta cultural pot generar un revulsiu que aporti dinamisme als barris del sud”, ha declarado Marta Farrés.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí