De Cañizares a Beethoven, en el Palau: El de Ca n’Oriac deslumbra con su mejor Aranjuez

0

La Segunda, en las sinfonías de Beethoven, es como el patito feo. La Primera tiene lo de haber sido la primera. A las siete siguientes las consideran superiores, empezando por la Tercera, nada menos que la Eroica. Pero la Segunda, eclipse injusto, bien tiene su mérito. Y más, si se la “pone en valor”, dicho sea sin la connotación funcionarial de la muletilla de marras.

Y si, justo antes de la Segunda de Beethoven, el Cañizares de Ca n’Oriac ha regalado con su guitarra flamenquísima por Aranjuez de Rodrigo y en un Palau abarrotado de melómanos de la clásica (el “paladar” en el decir flamenco) pues como lo más de lo más. La afición de la clásica no suele saber de flamenco, pero sí de arte. Y, en el arte, lo sensible tras lo sabio.

Total, en el Palau y Ciclo BCN Clàssics, de lo mejor que ahí se programa: Lleno absoluto. Cañizares en el cartel como solista, la Orquestra de Cadaqués con el grandísimo maestro Noseda a la batuta. Tras Cañizares en el Concierto de Aranjuez, lo dicho de la Segunda de Beethoven. Y Cañizares, en lo mejor de sí mismo. Pero lo de Beethoven, en lo inaudito.

De Cañizares a Beethoven, en el Palau: El de Ca n'Oriac deslumbra con su mejor Aranjuez 1
BCN Clàssics

Ha habido bises. El de Cañizares, inesperadamente por bulerías. Nunca tan flamenco ante los clásicos. A detallar más abajo. Y en la Segunda de Beethoven, en un bis más inesperable aún, para nada el segundo movimiento, larghetto, de cierta erudición en la pieza, no solo por lo que tuvo de innovador en su momento. Ha repetido el cuarto, allegro molto.

Un prodigio de intensidad, contrastes, de lo más Beethoven. Ese intermedio tan dulce, el fortíssimo que estalla allí sin solución de continuidad, y la coda donde la sinfonía entera se resuelve y culmina. Entre lo fundamental de Beethoven, su sentido del ritmo. En la magistral batuta de Gianandrea Noseda incluso lo ha conectado el compás flamenco de Cañizares.

Gianandrea Noseda, ahora titular en la National de Washington, antes la BBC Philarmonic, desde siempre en Cadaqués, e invitado por las mejores del mundo, no solo está en la élite de los directores. Y si ha sacado tanto partido de la Segunda de Beethoven, más fácil le ha sido sacárselo a Cañizares en su Aranjuez. Quizá, el mejor Aranjuez de Cañizares.

De Cañizares a Beethoven, en el Palau: El de Ca n'Oriac deslumbra con su mejor Aranjuez 2
Annabel Botia

Cañizares ha tocado Aranjuez con bastantes de los mejores directores hoy por hoy, de Sir Simon Rattle a Alexander Bloch o Faiçal Kaourich, o de Pons a Victor Pablo Pérez. También grandes orquestas: La Filarmónica de Berlín, la NHK de Japón, la Dresdener Staatskapelle, la Nationalle de Lille, la Lamoureux, OBC... Pero Cadaqués y Noseda, punto y aparte.

El tercer movimiento de Aranjuez, allegro gentile, ha llegado a lo bailable, en esta versión de Cañizares-Noseda-Orquestra de Cadaqués. Gracia, además de arte. Entre los clásicos, el de Ca n’Oriac no se salta ni una nota. La partitura manda. Pero, en cuanto al modo de resolver, de lo más flamenco: mucho pulgar en los bordones, alzapúas, picaos… y esa mano izquierda.

Y más, con la Orquestra de Cadaqués, porque más aún en el arte las cosas son las que son y vienen de donde vienen. La de Cadaqués fue, en 1991, la primera orquestra que encargó un Aranjuez a un flamenco, Paco de Lucía en concreto. Memorable y polémico. Con Narciso Yepes al frente, los clásicos le dijeron de todo. Pero ahí quedo aquello, prodigio de arte.

La segunda fue la Filarmónica de Berlín, con Sir Simon Rattle y Cañizares de solista, en 2011. Antes, Cañizares había ayudado a Paco, que no sabía leer partituras, en aquella primera experiencia. Era entonces su segundo guitarrista. Y Paco, junto a todo su arte, aportó compás, ritmo, a la obra del maestro Rodrigo, aún a costa de comerse alguna nota por el camino. Total…

Aquel concierto lo dirigió Edmond Colomer, que antes fue director de l’Orfeó de Sabadell. Pero Noseda, el primer premiado en el concurso de directores para el que se fundó la Orquestra de Cadaqués, ya estaba ahí, y lo vivió asimismo entre bastidores. En efecto, este concierto en el Palau, BCN Clàssics, cerraba círculos históricos, reencuentros. Más fuerza, todavía

En BCN Clàssics, la próxima de Noseda va en diciembre, con la Misa Solemnis de Beethoven. En la próxima temporada de esta programación con abono propio en el Palau, van asimismo Zubin Mehta con la Filarmónica de Viena, la orquesta de Beethoven, Maris Jansons con la de la Radio de Baviera o Rattle con la London Symphony. Y de aquí, Cadaqués.

De Cañizares a Beethoven, en el Palau: El de Ca n'Oriac deslumbra con su mejor Aranjuez 3
Annabel Botia

Y las bulerías del bis de Cañizares: Primer tercio por aquellas de La Pajarraca de su primer disco solo y en flamenco, Noches de imán y luna (1997), el segundo con las de Cuerdas del alma (2010) y de remate, Ziryab de Paco de Lucía. Y en los jaleos, desde el público, las chicas de la selección nacional de natación artística, a la que ahora pone música el de Ca n’Oriac. Suerte en Tokio, que va de olimpiadas. Suiki, que dicen los flamencos, y los japoneses. Agua.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí