Vox suspende su acto electoral en Ca n’Oriac, ante el boicot amenazado por facciosos independentistas

0
Los boicoteadores frente a los Mossos, en Rambla-Lacy

“Esta vez no tenemos garantías de seguridad“, dice un portavoz local de Vox. Aunque no en la clandestinidad de los militantes demócratas bajo el franquismo, porque no se les detiene, encarcela ni se les tortura en celdas policiales, pero sí se les acosa. Y a falta de respeto, en lo del respeto a la ley incluso, Vox rehuye violencias callejeras.

El viernes 2 de abril, Vox consiguió celebrar un acto electoral en el Centre Cívic Rogelio Soto que gestiona la Generalitat, en el barrio de Campoamor. Se lo convocaron, los de Vox, entre amigos y conocidos, mediante telefonía y aplicaciones similares. Nadie más se enteró. Clandestinidad pura y dura. Para hoy domingo, pensaban repetir en el Centre Cívic de Ca n’Oriac, de gestión municipal.

Pero esta vez, en el acto convocado para las 6 de la tarde de hoy domingo, ha habido “fugas de información”. A diferencia del que celebraron hace una semana, el anuncio ha llegado a oidos de círculos independentistas con antecedentes vandálicos, en concretos a los que se presentan como La Forja, que han lanzado sus amenazas vía redes sociales

Vox suspende su acto electoral en Ca n'Oriac, ante el boicot amenazado por facciosos independentistas 1
Los de la tal La Forja han vindicado, vía redes sociales, y presuntamente perpetrado diversos actos vandálicos facciosos: contra el PP, el PSC… , (lo de “presunto” por lo eventualmente delictivo, y toda vez que el PSC mantiene denuncias: el PP no) También presumen, y aqui en otros medios, de atentar contra una empresa sabadellense de máquinas tragaperras.

No admitimos la violencia, ni sufrir“, ha señalado a modo personal, ante El Dia de Sabadell, un militante de Vox vecino de Sabadell. Desde esta actitud, ante las amenazas, y “porque nadie nos ha garantizado una mínima seguridad“, justifica la decisión de suspender el acto de hoy, tomada por su partido.

Esta vez, no han podido moverse ni en la clandestinidad, de la que en realidad nunca han salido en Sabadell. La clandestinidad consiste en no ser descubierto, y aquí el antecedente de hace una semana en Campoamor. A la que la convocatoria de un acto de Vox llega a sus acosadores, estos movilizan el boicot y, con él, la protección policial.

Sucedió el pasado 2 de marzo en el Auditori Pere Quart de la calle Lacy. Vox lo lleno. Pero, con menos concurrencia, los boicoteadores motivaron un considerable despliegue policial, de los Mossos d’Esquadra, y protagonizaron escenas de tensión. El alcalde Maties Serracant y otros regidores de ERC y Crida-Cup lo siguieron desde el lado de los boicoteadores.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí