La asistencia municipal domiciliaria, otra vez en manos de Florentino Pérez, deja a ERC sola en el Pleno Municipal

0
Trabajadoras y trabajadores del Servei d'Atenció Domicilaria, en su larga espera en el vestíbulo de la Casa de la Ciudad, durante el Pleno Municipal

A las 246 empleadas y dos empleados del Servei d’Assistència Domiciliària (SAD), servicio municipal para las personas en situación de dependencia y sin otros recursos (1400 beneficiarios en la ciudad), les escatiman el pago de horas de trabajo, desplazamientos y material de trabajo, que a menudo y para cumplir con su labor, pagan de su propio bolsillo.

Los problemas, arrastrados desde hace años aunque sin trascender apenas, han dado pie a la manifestación con la cual, las trabajadoras afectadas, le han dado visibilidad en el Pleno municipal de este abril. Iba sobre ellas, precisamente, el último punto del orden del día, al que se llegó al filo de la media noche: Discusiones muy duras.

Hasta 2016, en tiempos de Bustos, y otra vez desde 2019, el Ayuntamiento tiene contratado este servicio a Clece, una de las grandes empresas del imperio de Florentino Pérez. Junto a la construcción, lo suyo son los contratos públicos. Clece gestiona residencias o 100 escuelas solo en Madrid, limpia el Ave y en cientos de municipios se ocupa de la atención domicilaria.

Enunciado de la moción presentada por el PSC y Ciutadans: “Incumplimiento del pliego de condiciones del servicio de atención domicilaria”. Votos a favor, dándole apoyo, de todos los grupos municipales salvo ERC, partido del concejal de Acción Social, Gabriel Fernández, en la gestión de esta cuestión. Incluso sus socios de gobierno, le dejaron totalmente solo.

En la discusión, no obstante, se obviaron datos; relevantes. La firma Clece de Florentino Pérez, ahora bajo la marca Accent Social, no llegó a Sabadell mediante ERC. Fue en tiempos de Bustos, que se hizo cargo del servicio y, porque no lo cumplía a satisfacción del personal y usuarios, Gabriel Fernández (ERC) se lo retiró en 2016, para volverselo a dar en este 2019.

Entre 2016 y 2018, mediante el preceptivo concurso, se adjudicó a la Fundació Pere Tarrés, una de las tantas instituciones de vocación social que, cada vez más, rivalizan con empresas privadas en los contratos de servicios sociales o educativos. Pero sucedió que, al considerar insuficiente la dotación municipal (superior a los 4 millones anuales), renunció al encargo.

Al margen de simpatías o antipatías futbolísticas o políticas, Clece se distingue por el control de gastos y la maximización de beneficios. En lo gerencial, a gusto de los inversores. Pero en lo político y municipal acumula críticas. Este de Sabadell es uno más. En la Barcelona de Ada Colau, que también le tiene contratado a Clece el SAD, se repiten conflictos laborales casi idénticos.

“Accent Social-Clece precariza a las trabajadoras y trabajadores, y el Ayuntamiento tampoco cumple con su parte: escatima gasto y lleva mal aspectos de gestión que le corresponden, por ejemplo el control de los beneficiarios que cubre, sobre todo en vacaciones”, explica a El Dia de Sabadell Laura Manzanera, portavoz del comité laboral del SAD.

En el Salón Consistorial, no se ha explicado en términos tan claros. Tampoco se mencionó a Florentino Pérez. Adrián Hernández, de Cs, puso el émfasis en la dotación municipal, “muy justita”, y no descartó la municipalización del servicio en el próximo mandato. Josep Ayuso (PSC), en su último pleno tras 16 años en el consistorio, insistió en la condiciones laborales.

En mucho más agresivo, Gabriel Fernández invocó la satisfacción de los usuarios (“hay que atribirla más al personal que a la empresa”, le replicaron), o a detalles como el control “day to day” que Accent Social exhibe ante el Ayuntamiento. Todo ello mezclado con mutuas descalificiaciones incluso personales en las que, en la votación final, se quedó solo.

El martes hay reunión sobre el tema en el despacho de Gabriel Fernández, y elecciones en apenas un mes. “Tanto que se habla de Smatsa (concesionaria de limpieza y basuras), y en el SAD estamos mucho peor en cuanto a condiciones laborales, quizá porque nuestro trabajo no es tan visible”, entiende Laura Manzanera. Florentino Pérez no asistirá, desde luego.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí