El PSC ha ganado pero el independentismo se ha reforzado en Sabadell: Las municipales siguen abiertas

0

Las generales no son extrapolables a las municipales, y menos todavía en el Sabadell que, en tiempos de Farrés, fue un ejemplo paradigmático al respecto. De 1982 a 1999, el PSC-PSOE ganaba en generales, la CiU de Pujol en autonómicas y Farrés en municipales, fuera por el PSUC o por Iniciativa per Catalunya. Y todo ello sobre igual censo electoral, el de Sabadell.

Pero de todo se aprende, también de las generales que la neolengua neoindependentista llama “españolas”, como si no lo fueran igualmente las municipales o las autonómicas, tal como el catalán es tan español como el castellano o incluso el portugués, lo cual no se debe ni puede tildar de facha para nada. Bien al contrario, así lo decía don Francisco Pi y Margall.

El independentismo, en estas generales, se ha reforzado en Sabadell a costa del relativo pinchazo del efecto Podemos, tan pujante en 2015 y 2016 pero no ahora. Ha beneficiado asimismo a los socialistas, que de ahí crecen. Y ello, no obstante, con un En Comú Podem sin embargo bien vivo: Sigue superando lo que fue ICV-EUiA en sus mejores tiempos, de Anguita más que Ribó.

Datos en mano: La suma de ERC y la exCDC se llevó en 2016 el 28,05% de los votantes en la ciudad. Este domingo fueron el 30,87%, y el 33,64% si se le suma el 2,77% del Front Republicà, de la corriente Poble Lliure dentro de la Cup. Y eso que estas, de elecciones, no las planteaba como “plebiscitarias”, que en aquellos otros casos y términos las perdieron como tales, dicho sea aunque sea de paso.

En el margen independentista, el Junts per Catalunya de Puigdemont resiste en Sabadell aunque, a diferencia de ERC, no se beneficie del descenso de En Comú Podem. Repite casi los mismos resultados de 2016, pese a que ahora ERC le haya sobrepasado, y eso duela. Y mientras, en el margen demócrata, constitucional, Ciutadans, se estanca; en Catalunya y Sabadell muy en especial, a diferencia del resto de España.

En contraste con 2015 y 2016, cuando dio un salto considerable respecto a su nicho en las autonómicas, que con ellas nació, esta vez Ciutadans no solo no ha hecho aquí campaña digna de tal nombre. Ni un acto público; apenas lo de “las carpas”. Así, también, ha desaprovechado, y quizá malogrado, materiales potentes y muy suyos, lo cual puede pasarle una factura aún mayor en la municipales, que por ahí va, vista su oferta a las mismas. Y aquí un relato:

En 2015 y 2016, Ciutadans hizo más que campaña en Sabadell, que esta vez casi nada salvo algún anuncio en un digital y una visita privada de Carina Mejías en homenaje a Clara Compamor, a quien han reducido a “tapabruts” en la plaza Antoni Llonch, “torna” de la de Marcet. Nada estético, y en lo cívico… Ante lo oficial, al caso el del actual cuatripartito, Ciutadans no quiere quedar marginal.

Hace tres años, a diferencia de ahora, amplió base con valores genuinos e incluso ilustres, también en lo sabadellense. Exhibió, junto a Arrimadas o Girauta, al jovencísimo y prometedor Toni Roldán Monés, que precisamente debutó en un mitín en Ca n’Oriac, con Francesc de Carreras entre el público, repitió allí en las siguientes, y ahora como entonces es el número 2 de Ciutadans por Barcelona y portavoz económico en el Congreso.

Toni Roldan, como sabadellense, es nieto por parte de madre de Antoni Monés, a quien se debe la potencia del Club Natació y, como vicepresidente de la Diputación, fue el último tarradellista. Sobre la Diputación, Tarradellas restauró la Generalitat. Y por parte paterna, es hijo de Santiago “Curri” Roldán, autor del programa económico del PSOE en 1982, en la primera victoria de Felipe González.

Y, por parte materna, Maria Antònia Monés, su madre, fue jefe del gabinete económico en Moncloa, cuando González  y la última Directora General d’Indústria de la Generalitat con el tripartito de Montilla, aunque no solo por ello Toni Roldán Monés tiene valor por sí mismo, muchísimo.

De Sabadell, o la Autònoma, a la London School of Economics, donde él, Toni Roldán Monés,  introdujo a Caricano en Ciudadanos, según consta. También fue el alma de aquel frustrado gobierno Ciudadanos-PSOE. Y, en Sabadell, de lo más transversal: De Ca n’Oriac al Gremi o el Club Natació. En lo político, más aún: antes socialdemócrata que socioliberal, y progresista claro está. ¿Por qué parecen apartarlo de Sabadell? ¿Ciutadans, en Sabadell, se reconoce en quienes le tratan de partido forastero?

Ciutadans en Sabadell, en las antípodas de la candidatura de Manuel Valls en Barcelona, ha renunciado a la transversalidad, a pesar que entre sus fundadores destacan Pere Ros, antecesor de Farrés en la secretaría local del PSUC, o Alfons Pareja, que fue catalizador de la huelga general de 1976, y un liberal a lo Ridruejo. La nueva generación de este partido, ahora en el Consistorio, es más limitada, como diseñada por sus rivales.

En el otro margen, catalanista-neoindependista, la situación de alcaldable ha animado en Lourdes Ciuró un fermento de ideas sobre el futuro de la ciudad, con la reforma de la Gran Via como gran palanca. De lo más estimulante en esta campaña, aunque como candidata se vea limitada al Centro y poco más. Y eso que es fronteriza, del otro lado de la vía-Gran Vía.

Y sí, Marta Farrés y con ella el PSC quedan en medio, ahora reforzados por el resultado en las generales. Pero aún extrapolando, no le bastará para gobernar en solitario . Habrá que ver hasta que punto el malestar con el actual gobierno municipal pasa factura a ERC, la otra triunfadora en las generales, o a En Comú Sabadell. Y quizá no hay tanto desgaste. A ver.

Todo está abierto. Y lo dicho: Las generales no son extrapolables a las municipales, ni a las autonómicas. No solo porque, a estas alturas, este domingo se ha llegado a la paradoja que el independentismo incluso ha sacado mejor resultado, en conjunto, que en autonómicas. El dato, incluso ha pasado desapercibido a los “observadores”. Todo está por ver, pero se verá.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí