Única gran esperanza para los pequeños accionistas del Banc Sabadell: La fusión con Bankia

0

Una posible fusión, que cada día gana más enteros, entre Banco Sabadell y Bankia es la única gran esperanza para el pequeño accionista de la entidad catalana, de cara a poder recuperar una parte de su capital invertido, y es que la acción de la histórica firma con el nombre de la ciudad se ha convertido en una de las peores inversiones en los últimos tiempos, con un derrumbe de su precio superior al 54% en los últimos cinco años. La pérdida es todavía mayor si se añade en la ecuación el efecto de la inflación, aunque tampoco es necesario meter el dedo en la llaga.

Las acciones del Banc Sabadell se han convertido en un drama para cualquier ahorrador, por no hablar de aquellos que necesiten el capital invertido

El problema para el accionista de Sabadell no es ya el derrumbe del precio de la acción, o que el 2018 fuera el peor año en las dos últimas décadas, sino que el simple atisbo de un posible rebote que le lleve a alejarse del euro por acción queda muy lejos. Demasiado. Por lo que, al inversor no le queda más que aguantar las penurias que arrastra la cotización o hacer efectivo la pérdida de dinero comentada anteriormente con la venta de su participación. Sea como fuere, ambas situaciones son un drama para cualquier ahorrador, por no hablar de aquellos que necesiten el capital invertido.

Para este 2019, la firma presidida por Josep Oliu, que fue reelegido en su cargo para los próximos cuatro años, deberá hacer frente a un año complicado debido a su capital es pequeño (ronda el 11% de CET 1 Fully Loaded, el de máxima seguridad), unos ingresos posiblemente menguantes (con la curva de tipos aplanada y el Euríbor más tiempo en negativo), que provocará unos beneficios más pequeños de lo normal y, luego, las muchas dudas que sigue generando el negocio del TSB en Reino Unido. En definitiva, que los bancos de inversión le dan muy poco recorrido al alza, de hecho, JP Morgan le ha puesto un precio objetivo de 1,05 euros por acción y en la actualidad cotiza entre los 1,02 y los 1,03 euros.

Aunque al pequeño inversor, también al más grande, le queda una tercera vía: rezar, poner velas o implorar porque los rumores, que confirmó el propio Josep Oliu, de fusión con la que fuera la antigua Caja Madrid, junto a otras tantas entidades sociales que se han acoplado en su estructura, se haga realidad. El caso es que alguien le ha debido de poner empeño en las últimas semanas al tema de las oraciones, hasta el punto de que la firma del Vallés ha sido una de las que mejor lo han hecho en las últimas semanas (principalmente en abril).

Pero, ante tal disyuntiva ¿qué debería hacer el pequeño accionista de Sabadell? La respuesta más respaldada por los analistas es la de conservar los títulos del banco por el momento. En concreto, el 48% de los expertos en finanzas que siguen el valor apuestan por mantenerlo en cartera, lo que indica que están a la espera de posibles movimientos inesperados que puedan disparar la acción. De hecho, Bestinver, una de las marcas más reconocidas en España, ha destinado el 2% de su fondo para invertir en la península a la compra de acciones de la firma del Vallés, debido a la posibilidad de una fusión con Bankia (incluso hablan de BBVA) como justificación de su movimiento.

Pero la apuesta de Bestinver no es la única, ya que los movimientos por parte de los fondos internacionales no han parado desde abril. El último movimiento ha sido el de Deutsche Bank que adquirió este pasado viernes 31 de marzo hasta 137.150 títulos, que se une a las compras que han realizado también Blackrock (450.157 acciones), Impax Asset Management (224.711 acciones) o Fidelity (380.000 acciones).

¿Cuánto podría llegar a valer los títulos de Sabadell?

La gran incógnita es cómo podría afectar a la acción de la entidad el Vallés la noticia de que se está estudiando, y posteriormente se lleve a cabo, la fusión. En primer lugar, se debe entender cómo se llevaría a cabo la operación: al tratarse de dos entidades parejas en cuanto a volumen de activos y demás apartados del mercado, sería lo que se conoce como fusión total (con una participación 50/50) en la que ambas entidades agrupan todos los activos y pasivos disolviendo su personalidad jurídica y creando una tercera entidad que sería la depositaria de todo lo anterior, lo que llevaría (grosso modo) a que los accionistas de Sabadell recibirían una acción de la nueva firma por cada dos.

El primer efecto, y el más evidente, es la fuerte subida que experimentarían las acciones de ambas entidades una vez se oficializase las conversaciones. A modo de ejemplo, Liberbank subió un 14% y Unicaja un 16% durante la sesión en la que reconocieron que estudiaban la fusión. Aunque dicho despegue, que sería importante para abandonar el precipicio del euro, no serviría para recuperar el capital perdido en los últimos cinco años, se necesitaría una subida del 110% como mínimo, por lo que se debería esperar a que la operación diese sus frutos en los siguientes años.

La clave para fructificar esa subida es como se ejecute la integración entre ambas entidades, las sinergias que sean capaces de generar para sumar unos beneficios mayores (la reducción de costes sobre una base de ingresos más o menos iguales) y una rentabilidad más alta. A medida que dicha rentabilidad, medida por el ROE, crece el valor de la entidad en bolsa subiría: de tal manera, que si la nueva firma lograse mantener un ROE recurrente por encima del 10% su valor superaría los 20.000 millones de euros (sobre un valor contable de 25.000 millones), lo que de facto llevaría a los accionistas de Sabadell a recuperar lo perdido en los cinco últimos años.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí