Serracant se vindica en su despedida como alcalde: Defiende, de entrada, la pancarta independentista

0

Maties Serracant (Crida-Cup), aún alcalde en funciones, emplaza a la “continuidad” a Marta Farrés (PSC), alcaldesa ya “in pectore”. Le deja las arcas municipales más que saneadas, que de ello ha presumido, y no solo el legado de planes y estudios de base para el planeamiento urbanístico y urbano en general. También le deja la pancarta indepe en el Ayuntamiento.

Ha empezado por la pancarta, en la rueda de prensa donde este mediodía ha ido al balance, rendición de cuentas, y con ello a la despedida. Seguirá como concejal en la oposición. Lo de la pancarta coincide, más que con los alegatos finales de la la vista oral del juicio que sigue en el Supremo, con el último dictamen del Defensor del Pueblo: Dicha pancarta, es ilegal.

Ilegal por vulnerar la neutralidad en espacios públicos, y en ellos los de la administración pública, con un mensaje que aunque legítimo como privado, de partido, no es admisible en lo común, democrático. Serracant, ha abierto con glosa: lo de la “autodeterminación” y la defensa de lo sucedido en septiembre y octubre del 2016, ahora motivo de juicio penal.

Hay sabadellenses que lo celebraron y otros que lo sufrieron, como una agresión contra sus derechos ciudadanos, como sabadellenses igual que como catalanes, españoles y europeos. Maties Serracant, aún alcalde, hoy ha vuelto a tomar partido, el de los partidos de tal parte ciudadana pero frente a la otra que no solo se sintió agredida. O se admite este hecho…

Serracant, y quizá más él que el cuatripartito que encabezó, deja construido en Can Feu el último tramo del túnel de Ferrocarrils, aquel que impidió Bustos pero que el también PSC Burgués, en concejal, y junto a otras instituciones, entidades y ciudadanos entre los cuales Serracant ya entonces, dejó más que encaminado y con un proyecto casi a nivel ejecutivo.

El avance en la digitalización de la administración municipal, por realizar pero ya con los instrumentos técnicos a punto, o las bases de un nuevo plan general (Plan de Ordenación Urbana Municipal-POUM) están, a su vez, en el legado del cuatripartito: El plan de espacios libres (lo de “rodal” es solo argot) o el encargo del de usos y actividades, el de movilidad…

“Se ha avivado el debate sobre la Gran Via, ahora hay en general otra perspectiva sobre el modelo y el futuro de la ciudad, y el del próximo mandato será, en efecto, el momento de acordar y concretar un nuevo POUM, que la ciudad necesita”, ha señalado Maties Serracant. Por experiencia y formación, geógrafo, el hasta ahora alcalde contará en el nuevo escenario.

Queda también pendiente el nuevo Plan Especial de Protección del Patrimonio, que debería haber ido en trámite de aprobación inicial al pleno municipal de marzo. Maties Serracant lo ha mencionado solo cuando ha sido preguntado expresamente al respecto. No ha prosperado aún, ha dicho, “por problemas con la consultura a la que se encargó”. Son problemas de salud del autor, ojalá momentaneos.

Respecto a la autocrítica, quizá ha indicado más datos que argumentos, sin conclusiones. Uno brutal: En 2015, el presupuesto para el mantenimiento de vía pública fue de 50.000 euros apenas, tras los recortes del rescate con que, mediante fondos de liquidez aportados por el gobierno central, se salvó la quiebra del Ayuntamiento al final de la época Bustos.

Maties Serracant ha presumido de haber levantado la partida a un millón y medio. Pero en 1999, al principio de la tal época Bustos, llegó a superar los 5 millones de euros y, eso no lo ha dicho hoy Serracant, se adjudicó a una empresa ahora en liquidación, Serop, vinculada al entorno familiar de Manuel Bustos. Antes del caso mercurio, El Pais informó de ello.

En lo que Maties Serracant cuenta como positivo, la captación de inversiones en especial las de la Unión Europea, o el Plan de Vivienda tras haber “saneado” Vimusa, que él encontró más que quebrada tras la operación Sabadell Creixent, con Caixa Sabadell, Banc Sabadell o CASSA. Ha sido a costa de vender a Amazón el solar de 10 hectareas en Can Roqueta.

Maties Serracant ha afirmado hoy que la venta de la finca, por 10 millones de euros, superó los precios de mercado según tasaciones, y que, en aquel Sabadell Creixent que encontró, los socios fallaron. Tampoco mayores detalles salvo asumir realidades de las cuales no informó en su momento. Ni de la quiebra, ni de la venta a Amazón por parte del Ayuntamiento, ni del rescate.

Ha tenido un recuerdo para Smatsa, la concesionaria de basuras y limpieza urbana, sobre la que además de recordar de nuevo su presencia en los sumarios del caso mercurio, acusa de haberle intimidado. Y ha reconocido que la cultura ha quedado sin mayores realizaciones. En este caso, lo habitual en los sucesivos mandatos desde hace 40 años. La despedida.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí