En torno al homicidio de la calle Gracia: A punto de echar a la policía del Ayuntamiento mientras el sector se despobla

0

“¿Y en el Ayuntamiento no había policia?”, comentario de un sabadellense tras el homicidio del pasado sábado en la calle Gracia. Había, pero solo uno. Con la puerta cerrada, orden de no salir del edificio y, más sensible, quizá con los días contados.

El anterior gobierno municipal habría decidido suprimir, en efecto, la presencia permanente de guardias urbanos en la Casa de la Ciudad, el edificio que en tiempos se denominó Palacio Municipal asimismo. En su lugar, pretendían poner agentes de seguridad privados.

Está tan avanzada, la iniciativa, que justo el viernes debería haberse efectuado la apertura de plicas del concurso convocado por el anterior gobierno municipal entre empresas de seguridad, para que sustituyeran a los agentes de la Policía Municipal en dicho cometido.

“Me dice un compañero que el nuevo gobierno suspendió la apertura de plicas”, apunta a El Dia de Sabadell Xavi Bartrolí, portavoz local de SPLCME (Síndicat de Policíes Locals i Cos de Mossos d’Esquadra). Significa, por lo menos, que el nuevo gobierno se lo replantea.

“El Ayuntamiento debe tener siempre puertas abiertas y policías, No solo por la seguridad pública. Sobre todo, porque es un lugar de referencia en la asistencia ciudadana, a personas, y a prestar por la policía”, opina un antiguo alto cargo policial, jubilado.

Desde hace más de cinco años, las puertas del Ayuntamiento se cerraron en los momentos, noches o días enteros, en los que no había actividad en su interior. Aún ahora, hay siempre por lo menos un policia dentro. Pero cierra, no siempre abre, y, como mucho, da la alarma.

Y si de noche no se ve luz encendida dentro del portal del Ayuntamiento, tampoco se ve en las ventanas de los edificios de la calle Gracia, donde apenas quedan vecinos que residan en el tramo que va de Sant Roc-Sant Fèlix a Les Valls. Tampoco es nada ajeno a la inseguridad del sector.

Muy parecida es la situación en Advocat Cirera o, aunque con menor intensidad, en la calle Sant Quirze. La concurrencia de viandantes es un dato engañoso, y más durante los fines de semana. Si, con la calle vacía, sucede algo en ella, son muy pocos los vecinos que  desde su domicilio se puedan dar cuenta de ello.

En los pisos y casas de este sector hay oficinas, o almacenes incluso, más que viviendas. A efectos de vecindario, entrada la noche se convierte en un auténtico despoblado. Dicho sea no solo por insistir, resulta un dato a considerar en cuanto a seguridad. Y más, ante un homicidio impune en plena calle Gracia.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí