Homicida suelto: El que en calle Gracia ha matado a un informático de Banc Sabadell. Más datos

1

Pese a la confusión que en buena parte generan los Mossos d’Esquadra, emergen datos coherentes y verosímiles. Si el digital Isabadell.cat informó ayer que una sola cuchillada en la ingle bastó para matar al joven de 32 años que el sábado de madrugada agonizó en la calle Gracia, hoy ha podido revelar que se trataba de un empleado de Banc Sabadell.

La fuente: los compañeros de la víctima, informático en el edificio de Banc Sabadell en la Plaça Catalunya de esta ciudad, frente al Parc Catalunya, en lo que fue la sede central de la firma. Indican, asimismo, que el viernes trabajó en turno de tarde y, aunque vecino de Barcelona, al salir fue a un bar del Centro para ver el partido Argentina-Venezuela.

En hora española, empezó a las 21 horas. La víctima, de nombre Héctor, es de ascendencia argentina, por parte de padre, y española por la madre. En la mañana del sábado, entre los redactores de TV3 desplazados a la calle Gracia, se daba por cierto que era argentino, Más tarde se difundió que era ciudadano español. Cuando la policía no informa, desinforma.

La víctima, según sus allegados, estuvo chateando con un amigo hasta las tres. El homicidio se perpetró pasadas las cuatro. El aviso del homicidio llegó a la Policía Municipal a las 4’30. A aquella hora, pudiera dirigirse a la parada del bus nocturno, Y si entró o no en el cajero de BBVA frente al cual murió, es un dato que debe constar perfectamente a los Mossos.

A Héctor, la víctima, sus allegados le describen como menudo y flaco de constitución, de apenas 50 kilos, con melenas y barba de aire “hippie” y aficionado a leer sobre filosofías orientales, del taoismo al budismo. Nadie dispuesto a peleas y, menos aún, a enzarzarse en reyertas. El homicida estaba muy en ventaja, y además esgrimió y utilizó una arma blanca.

El caso no deja de evocar el de la llamada “manada” de Sabadell. Aunque de otro signo y finalidad, también se inició en un bar de horario nocturno situado en el Centro, tampoco nada lejos de la calle Gracia. Ahí fue donde la víctima se convirtió en diana de sus agresores. Desde ahí la siguieron hasta Can Feu, donde tras abordarla la redujeron y la sometieron a la violación múltiple.

1 COMENTARI

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí