Festival de zanjas a cargo de CASSA en Rambla, Gran Vía y adyacentes hasta la Fiesta Mayor: Un iceberg de 50 millones

0

La red de suministro de aguas, por envejecida, está hecha un desastre. CASSA, y por lo de no tocar los recibos, ha ido poniendo parches que, por puntuales, cuestan lo de los parches, aparentemente poco, pero se van acumulando, no resuelven y, por tanto, salen carísimos.

Costará 50 millones de euros, poner al día la red de aguas de Sabadell. Y serán un ahorro. La red data de principios de los cincuenta, cuando se constituyó CASSA (Companyia d’Aigües de Sabadell). Está resuelta en uralita y, lo que es peor, por envejecida se rompe en nada. Ahora mismo, un no parar de averías, rebentones y, cada vez más a menudo, daños en domicilios.

Hoy, primer plan de ataque de los muchos que vendrán, recien difundido en nota de prensa municipal y más detallada, la de CASSA: FASE 1 (del 25/06 al 10/07) Acera, entre el núm. 186 de Rambla y Latorre. FASE 2 /del 1/07 al 14/07). Acera, entre Cervantes y Zurbano. FASE 3 (del 21/08 al 04/09) Calzada, entre Zurbano i Duran i Sors FASE 4 (del 15/07 al 2/08) Calzada, entre Duran i Sors i Latorre FASE 5 (del 5/08 al 16/08). Calzada, entre Cervantes y Zurbano. FASE 6 (del 10/09 al 18/09)Acera, entre Zurbano y Duran i Sors. FASE 7 (del 16/09 a l’1/10). Acera en la calle Marqués de Comillas.

Aún sin venir para nada a cuento, la nota de prensa municipal aprovecha para denominar como de Clara Campoamor la que, en su nombre legítimo, es la plaza de Antoni Llonch. Aunque ilustre, el nombre de aquella gran mujer, en efecto, aquí se debe a la componenda entre Ciutadans con la Cup y ERC. ¿La actual alcaldesa es Marta Farrés? Ciutadans se prestó, y por lo que se ve, Marta Farrés todavía más.

Al caso de los 50 millones o más a gastar para poner al día la red de aguas de Sabadell, todo está proyectado y presupuestado en el Plan Director que el consistorio aprobó en el pleno de octubre de 2017. Al entonces grupo de CiU le pareció poco, porque el problema es serio. Y lo que entonces era el gobierno municipal, lo tramitó pero no lo aplicó: Toca al recibo, claro. Da miedo.

La red de aguas, como la fundación de CASSA, es obra del entonces alcalde Marcet, a quien como a Llonch también quitan la plaza. Sin una auténtica red de aguas, solo alguna cañería del siglo XIX, en 1949 se encontró además sin agua para la ciudad. La poca que llegaba se compraba a la Mina de Terrassa, que dejó de servirla.

Asi fundó CASSA y consiguió que Aguas de Barcelona vendiera a Sabadell la que aún sigue llegando, mediante la construcción de la estación bombeadora de Sant Pere Màrtir junto al Tibidabo. Desde entonces, el agua de Sabadell es la de Barcelona, aunque no se suela decir. Lo del barrio marítimo…

Y para la red de suministro, construida absolutamente de nueva planta también entonces, Marcet requirió al brillante ingeniero, y aún más brillante industrial, financeriero y político, Antoni Forrellad, el de CES, Unidad Hermética y Jordi Pujol, a quien patrocinó y se asoció.

“Si no le falta el agua a Barcelona, tampoco le faltará a Sabadell”, razonó Marcet en su libro de memorias, “Mi ciudad y yo, veinte años en una alcaldía. De la obra de Forrellad, apreció su eficiencia con un coste factible en aquel tiempo de penuria, gracias al recurso a la uralita.

Hoy, sin venir a cuento porque el tema era el del agua, el actual gobierno municipal ya le ha quitado la plaza a Antoni Llonch, en la nota municipal referente a estas obras. Es de esperar que, si se la quitan a Marcet, no pongan lo del agua en medio. Harán que se revuelva en su tumba, por lo menos en el recuerdo del aprecio que la ciudad le debe.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí