Inspiró a Picasso: La valiosísima e ignorada joya del Museu d’Art de Sabadell que ahora está en Japón

1
"Germeine en la taberna", pastel de Carles Casagemas propiedad del Museu d'Art de Sabadell

Pudo haber otro pintor catalán tan grande como Picasso: Carles Gasagemas. Fueron amigos entrañables cuando ambos apenas tenían veinte años, se autoretrataron juntos y asimismo juntos emprendieron el primer viaje a París, donde Casagemas se suicidó a los 21 de edad.

Aunque demasiado olvidado, el cuadro que mejor define a aquel Casagemas afín a Picasso es propiedad de todos los sabadellenses desde hace medio siglo, aunque en el almacén del Museu d’Art que solo lo ha expuesto dos veces, en 1975 y 1994. Y otra el MNAC, en 2014

Del MNAC viene que el Ministerio de Exteriores supiera de él y lo tenga en Japon, con la exposición “Barcelona, el milagro de un a ciudad artística” que en abril inauguró el Museo de Arte de Nagasaki, ahora está en el de Hoydo y, tras Hokkaido, y Shizukoa, llegará a Tokio.

Exposición al máximo nivel en el tema: El de Picasso, Gaudí, Miró, Dalí, Casas, Rusiñol, y más. Van obras como “El Pati Blau” de Rusiñol o, no solo por lo del contexto, “La niña obrera” de Planella, que este diario reprodujo el 8 de Marzo. Y de Sabadell, este Casagemas.

La obra impresiona, por lo que es y por lo que indica, además facil de reconocer. Apunta a la célebre época azul de Picasso, pero cuando éste aún no la había emprendido, y sobre todo al expresionismo de los veinte y treinta del XX, en el que tanto influyó Picasso, asimismo.

El cuadro, titulado “Germaine en una taberna” y fechado en 1899, justo cuando Picasso y Casagemas se conocieron, explica el suicidio. Casagemas se enamoró de aquella Germaine, de Barcelona y modelo. Amor frustrado. De aquí el tiro de revolver en la sien, ya en París.

La taberna fue aquella dels Quatre Gats de Pere Romeu, claro está, cuando aquel Romeu subía a menudo a Sabadell para dar funciones de “putxinel·lis”, extremo documentable pero evidentemente inédito en la historiografia oficial, dada la censura funcionarial municipal.

Casagemas, que fue quien puso a Picasso en relación con Nonell (de ahí mucho, en la raíz del expresionismo) arrastraba un drama. Iba, brillante, para piloto marino. Pero su padre, cónsul de Estados Unidos en Barcelona, fue destituido y arruinado por la Guerra de Cuba.

Inspiró a Picasso: La valiosísima e ignorada  joya del Museu d'Art de Sabadell que ahora está en Japón 1
Picasso y Casagemas, sobre 1899

Y porque Picasso es Picasso, sobre Casagemas hay gran bibliografía. Por la pintura, más que el suicidio. Fue el motivo de la exposición “Casagemas, l’artista sota el mite”, que el MNAC ofreció en 2014. Hasta ahora, la única vez que su Germaine salió de su almacén en Sabadell.

Germeine y Casagemas no fueron pareja. El novelista Carlos Rojas, en su aún así magnificia “La Barcelona de Picasso”, lo centra en que Casagemas era impotente, lo cual a 19 años y sin enfermedades conocidas… Hay, sin embargo, versiones más amplias y documentadas.

Las publicó en 2013 la revista académica española más importante, Arbor del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). El título, otro verso: “Suicidio en azul: Breve historia de un balazo en la pintura de Pablo Picasso”. El autor, Iván Godoy, artista plástico chileno.

Además de exhaustivo en cuanto a referencias bibliográficas y documentales, este artículo situa la relación Picasso-Casagemas, y Casagemas-Germaine, en aspectos críticos en el arte, la cultura y, claro está, en la evolución posterior de Picasso, que ahí vio y pintó a la muerte.

Inspiró a Picasso: La valiosísima e ignorada  joya del Museu d'Art de Sabadell que ahora está en Japón 2
“La muerte de Casagemas”, de Pablo Picasso. Musée Picaso de Paris

Queda, en ello y la historia, otro cuadro inmenso, éste firmado por Picasso: “La muerte de Casagemas”, en el Musée Picasso en París. Contrafigura de aquel “Ciencia y caridad” que había pintado en apenas niño. Y, por primera vez, aquel candil al que volvió en “Guernica”

Pero, ¿por qué Germaine está en el Museu d’Art de Sabadell? y ¿por qué en Sabadell no se ha expuesto apenas nunca? Antes de aquella exposición del MNAC, provocándola en parte y explicando el hecho, desde luego escandaloso, se contó en la páginas de Babelia, El Pais.

Lo reveló en 2011, a raíz de carencias en la exposición que, coproducida por los museos Van Gogh de Amsterdam y Picasso de Barcelona, se tituló “Devorar París, Picasso 1900-1907”, trató en efecto de los inicios del pintor y comisarió la norteamericana Marylin McCully.

“Precisamente a pocos kilómetros, en el desgraciado Museu d’Art de Sabadell, mal dirigido y pésimamente gestionado desde su propia fundación (…), están dormitando olvidados en su almacén los dos mejores pasteles que pintara Casagemas en su corta vida”, advirtió El País.

Los dos pasteles proceden del legado de Maria Cladellas, viuda del galerista Santiago Segura Burgués, sabadellense y crucial en el inicio de las vanguardias no solo en Barcelona. El Museu le dedicó por ello una de sus primeras exposiciones, en 1975. A partir de entonces, el olvido.

Lo rompió Josep Casamartina, cuando en 1994 comisarió la exposición “L’altra col·leccio del Museu d’Art. La encargó, con intención crítica, el entonces concejal Pere Vidal, decidido en aquel momento a cesar a quienes estaban y siguen al frente de los museos municipales.

En términos tanto o más duros que los posteriores alegatos del mismo Casamartina en El País, entre otros medios, la exposición demostraba que había otro museo posible. El de estos Casagemas no es un caso aparte. Hay más joyas ocultas: Aquella “otra colección”.

El Museu d’Art incluso tiene oculto un posible Picasso. Procede de una donación de Lluis Elias, hermano de Feliu Elias, Apa. No sería nada extraño que el propio Picasso se lo hubiera regalado. Aún así, los funcionarios del Museu d’Art se esfuerzan en afirmar que es falso.

Josep Casamartina lo considera auténtico, de entrada. “Es parecido a dibujos de Picasso de principios de siglo y lo cierto es que el Museu d’Art ha hecho mucho para desautorizarlo, casi por encargo, y nada para autentificarlo con especialistas solventes”, afirma éste.

Llueve sobre mojado. Aunque la cesión de este Casagemas al Ministerio de Exteriores se efectuó, probablemente, a inicios de este año, si no antes, no ha trascendido en Sabadell hasta este viernes, también de un modo tirando a oculto. Incluso la da por pendiente.

Sin mayor énfasis ni dar más datos que la cesión en sí, lo menciona una nota municipal que da cuenta de otras cesiones del Museu d’Art, menos importantes. Entre otras la del retrato de Lluis Elias, obra de su hermano Feliu Elias, Apa, ahora camino del Maricel de Sitges.

También sin mayores detalles, el nuevo concejal de Cultura, Carles de la Rosa, lo mencionó el miércoles en conversación informal ante El Dia de Sabadell. A su entender, estas cesiones ponen en valor el Museu d’Art. En efecto, sí en cuanto a fondos, pero no respecto a gestión.

1 COMENTARI

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí