El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China

0

Indiana Jones existió de verdad, aunque con dos sensibles diferencias respecto a su socias del cine. En lugar de tirar de látigo enfundaba revolver y, aunque sin llegar ni mucho menos al nivel científico del sabadellense Dr, Miquel Crusafont, se dedicó a la palentología.

Se llamó Roy Chapman Andrews, nació en 1880, en Wisconsin. En la Columbia de Nueva York estudió una cierta biología (mammalogy, intraducible por mamiferología), encabezó expediciones a lo Indiana Jones, en efecto, y dirigió el American Museum of Natural History

En Sabadell hay especial motivo para apreciar sus excavaciones entre los 1920 y 1930 allá en China y Mongolia: Por sus millares de fósiles, muchos sin estudiar, entre los cuales fauna muy cercana a la que posee y estudia el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 1
Roy Chapman Andrews en un yacimiento de huevos de dinosaurio, en Mongolia

Investigador asociado al Institut Crusafont, el paleontólogo Israel M Sánchez lleva más de una década frecuentando los almacenes en Nueva York del American Museum of Natural History, muy en las colecciones que formó Andrews y mucho en sus fósiles aún por estudiar.

“Es una colección inmensa, todo un gran edificio de siete plantas, y aún con muchos fósiles sin tocar desde que Andrews los trajo de China“, cuenta el paleontólogo del Crusafont. Y, aquí el tema, complementaria en parte a las de Sabadell, cuantiosas y valiosas asimismo.

Además de los ciervos almizcleros de Barberà y, en otra especie, en Hostalets de Pierola, noticia de este mes en el muy prestigioso Journal of Vertebrate Paleontology, y de ahí en El Dia de Sabadell (clicar para acceder al enlace), el equipo del Crusafont que encabeza Israel M. Sánchez también descubre especies en dichos almacenes de Nueva York, aunque allí a base de abrir cajones y armarios.

En 2010 dio su primer paso allí, y continúa. Identificó y describió como ciervo almizclero uno de esos fósiles y a la especie, desconocida hasta entonces como tal, le puso por nombre Hispanomeryx Andrewsi, por aquel Andrews-Indiana Jones que la desenterró en China.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 2
Ciervo almizclero, en un grabado del siglo XIX

Con 12 millones de años, en tiempos pues del Vallesiense (momento en la historia de la Tierra que discurrió entre hace 14 y 9 millones) es coetanea y parecida a la que el mismo Israel M. Sanchez ha descubierto en Hostalets de Pierola, Hispanomeryx Lacetani.

Y habrá más, tanto en Nueva York como en el Vallès y el Penadés. “Ahora tenemos varios descubrimientos más por publicar, también de ciervos almizcleros, tanto del Vallès-Penedés como de materiales gurdados en Nueva York”, explica el investigador, a El Dia de Sabadell.

En efecto, hay más que analogías entre el mioceno del Vallès-Penedés, fundamento del Crusafont, y el que Roy Chapman Andrews excavó en pleno Gobi, con el revolver al cinto, el sombrero bajo el sol del desierto, y la caravana de automóviles Dodge con que ahí se movía

Roy Chapman Andrews creía que el origen de la humanidad estaba en el centro de Asia. Por mucho que ahora pueda sonar a disparate, entonces no se sabía nada de África: De Lucy de los Leackey, los austrolopitecus, los habilis, los erectus… pero tenía sentido. Y lo tiene.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 3
Roy Chapman Andrews en su despacho del American Museum of Natural Story

Con ello, grandes acaudalados como Samuel Colgate, el del dentífrico, o John Rockefeller Jr financiaron sus ambiciosas excavaciones paleontológicas en aquella China entonces remota y convulsa, la de los señores de la guerra y los bandidos. Lo del revolver, no era capricho.

El sabadellense Crusafont, treinta años más joven que Andrews, solo le hubiera matizado, quizá. A diferencia de Andrews, que no econtró homínidos, Crusafont y sus discípulos tras él, no han cesado de aportar evidencias de hominidos del mioceno, aunque no de China.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 4
Roy Chapman Andrews, Harrison Ford e Israel M. Sánchez, paleontólogo del Institut Crusafont

El Jordi de Can Llobateres, en Sabadell, o el Pau y el Lluc dels Hostalets de Pierola... sin ir mas lejos y sin que existan motivos para suponer que Roy Chapman Andrews, ya en vida muy mediático en el mundo anglosajón, tuviera ningún influjo sobre el sabadellense.

“Aún siendo paleontólogo, Adrews era más explorador, aventurero“, considera Israel M. Sánchez, quien no por ello deja de admirarle. “Hizo un gran trabajo, consiguió muchísimo material y abrió mundos, sobre todo en cuanto a dinosaurios, pero no era tan científico”.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 5
El Dr. Crusafont en el Museo de Sabadell, junto a un fósil de Myotragus balearicus

Aunque Israel M Sánchez no lo diga, y preguntárselo sería incluso de mal gusto, quienes tras Andrews hayan vuelto a aquellos yacimientos de China habrán encontrado referencias más inmediatas, en estratigrafía por ejemplo, en los trabajos de Crusafont sobre el Vallès.

En su importante proyección internacional, Crusafont tuvo grandes amigos y colegas en Estados Unidos. Consta, asimismo, en montones de cartas cruzadas. También fue becado por instituciones como el Smithsonian. Pero, aún así, nunca se escrbió con Andrews.

El auténtico Indiana Jones tras el ciervo almizclero de Barberà: El mítico explorador topó con el Vallesiense de China 6
Israel M. Sánchez, investigador asociado al Crusafont, en plena campaña de excavaación

Comprensible. La de Crusafont fue una visión más biológica, y por ello muy innovadora en su tiempo. Aunque Roy Chapman Andrews vivió hasta 1960, fue más un precursor heoico del sabadellense que un colega. Pero ambos sudaron bajo el sol, excavando yacimientos.

Israel M. Sánchez suda estos días en el de Els Casots, en Sant Sadurní d’Anoia. Junto a Can Llobateres, Castell de Barberà o Can Mata, en els Hostalets de Pierola, una de las grandes joyas del Crusafont. Roy Chapman Andrews-Indiana Jones, también los disfrutaría, sin duda

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí