La pancarta independentista sigue en el Ayuntamiento, aunque dicen que se ha quitado y hay polémica por ello

0

A las 15,19, el Ayuntamiento ha proclamado, o mejor dicho pregonado en nota de prensa: “La Junta de Portaveus ha aprovat aquest matí una moció de Ciutadans Sabadell per complir la sentència del TSJC referent a la pancarta “llibertat presos polítics Ha estat aprovada amb els vots a favor de Cs, PSC i Podem…” y los votos en contra de los demás, claro.

Y a las 21,19, que indica el reloj de la Casa de la Ciudad, allí sigue dicha pancarta. Como en los versos de León Felipe: “Contamos el tiempo con las cuentas amargas de las lágrimas,/ tic-tac, tic-tac, tic-tac… el pequeño reloj./Y también contamos el tiempo con el mar…/con el mar movido eternamente por el Viento/ El mar también es un reloj”: Este, el gran reloj.

La pancarta va contra la ley, que proteje la neutralidad y por tanto la libertad de lo laico, en los espacios públicos. Los de la pancarta, aunque acostumbrados a ello, no pueden ocuparlos de modo excluyente, y por tanto suplantar a quienes discrepen de ellos. En lo común, han de caber todos los ciudadanos, piensen lo que piensen. Los excluidos, sienten y sufren xenofobia.

La nota municipal alude a la ley, lo cual es muy apreciable. En eso que dicen redes sociales, la Crida-Cup y su exalcalde Maties Serracant se han dolido: ” Des de la Crida no donarem mai suport a invisibilitzar la lluita per les llibertats civils i polítiques com han fet avui Cs, PSC i Podem.” Por favor: Debe haber libertad para quienes discrepan de ellos, y aquí las leyes.

Entre los constitucionalistas,también en “redes” la satisfacción de Ciutadans como impulsor, la decisión además muy valiente de Podemos, el gusto del PSC por resolver el asunto con un apoyo político y social más allá del partidismo, y la oportunidad del ahora extramunicipal Esteban Gesa para alzar la voz y autovindicarse: también lo había pedido.

Pero, de momento, todo se limita al mundo de lo virtual. Representación nada más. La pancarta sigue, según el “pequeño reloj” municipal de la Casa de la Ciudad. En el decir poético de Leon Felipe, o el flamenco de Enrique Morente que como Paco Ibáñez de aquellos versos sacó música además, queda el “gran reloj”, el mar y el universo. A ver si mañana se le ve, y puede más que el pequeño.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí