El cargo municipal del compañero de Marta Morell (Podemos) y el de Penèlope Fillon en Francia: Va de democracia

0

En Francia, Inglaterra o en el Parlamento Europeo y desde luego en muchos más lugares, los diputados o incluso concejales, los electos, tienen derecho a contratar según libre decisión pero a cargo de fondos públicos, y por ello tasados, a un cierto número de colaboradores a título personal; asesores, comunicadores, secretarios.. (o con el sufijo en as… por supuesto)

Pero allí los cargos electos se deben de modo directo a los electores. Los partidos son más un sindicato de políticos, por así decir. Los electos se adhieren a su partido, el que sea.. En Francia no es nada extraño que diversos candidatos de un mismo partido concurran a unas mismas elecciones. Se vota a la persona. Y la biografia de Manuel Valls, ejemplar en ello

Aunque no tanto, en Sabadell cada partido tiene derecho a nombrar un asesor, porque así lo decidieron entre ellos y hay más que antecedentes. Lo de los “asesores” en diputaciones, en toda España y Catalunya en lo mismo o más, se ha tildado de escandoloso. En Ciutadans, el sabadellense Toni Roldan Monés fue muy belicoso al respecto. Y hoy, pero con su asesor, Adrián Hernández, Cs.

Caso de Marta Morell, tenienta de alcaldesa en el gobierno actual, y ella por Podemos, En lo establecido, para todos los partidos del consistorio, le toca un asesor. En su derecho a ello, previo, ella o Podemos, que al caso da igual, han decidido que este puesto sea para una persona que resulta tener el mismo domicilio que la tenienta de alcaldesa por este partido.

¿Y? Pues sì. Por este motivo, lo del domicilio como único dato, el actual gobierno municipal, el de Marta Farrés, ha perdido hoy su primera votación ante el pleno. En el debate, Ciutadans con su portavoz Adrián Hernández, ha llevado l voz cantante. El contrato de asesor a este ciudadano que comparte domicilio con la edil, estaba aprobado, porque iba en lo del cartapacio. Pero nada. Ataque duro.

El tema del dictamen era otro. “Aprovació de la modificació de la relació de llocs de treball de l’Ajuntament de Sabadell”, del personal funcionarial, de la casa, que accedirá a nuevos cargos en el organigrama del nuevo gobierno. En ello, y sin que entrara en el epígrafe por lo menos, la oposición en bloque ha derrotado al gobierno. Por un tema que no era el tema. El del domicialiado con Marta Morell.

Adrián Hernández, en su voz cantante, se ha referido a lo del “conflicto de intereses” y a lo del “código ético municipal”, y lo de los parientes hasta el cuarto grado, biznietos o cuñados Con todo el respeto, cuesta admitir que sea el caso. Lo del conflicto de intereses, entre el interés público y el particular, no va por aquí, aunque el resto de la oposición le apoyara.

Caso de conflicto de intereses: Un regidor, quien fuera, que intrerviniera en contrataciones de funcionarios o licitaciones a proveedores. Si a ello concurriera alguien con quien tuviera litigios, o un familiar, se debería inhibir. Pero un asesor no es un funcionario: solo alguien contratado por un electo, mientras esté en el cargo, claro está, y lo mantenga, al “asesor”.

Aquí, en el pleno de hoy, Adrián Hernández ha forzado un poco el tema. En lugar de la Ley de Regimen Local, que lo aclara mejor, ha ido al “Codi étic municipal”, y con trampa. A los supuestos de un eventual conflicto de intereses, cuando en los asesores no es el caso. En el gobierno, Marta Farrés y Pol Gibert, lo han aclarado: “Un asesor, no tiene firma”. Pero nada.

Y el caso de Penelope Fillon, nacida Clarke en Gales. Su esposo, François Fillon candidato sarkozista (Les republicains) en las presidenciales francesas de 2017. Como diputado, la puso a sueldo. Pero el escándalo, publicado en Le Canard enchaîné, no vino por su condición de conyugue “ataché”. Simplemente, porque no trabajaba y cobraba: Por “trabajo ficticio”, imputados. De momento, no es el caso Morell.

Más del tema: Manuel Valls tuvo su primer cargo público remunerado, con fondos públicos, como asesor, “ataché” de Robert Chapuis, y eso debería ser allá por 1985 o así. La memoria falla, y como los dos viven afortunadamente, pues si acaso que digan y aquí se corrige. Lo de los asesores, en Francia “atachés” (aunque un neceser también es un “ataché”), otro caso.

En España, donde las administraciones y sus políticos por mor de decirse liberales iban de íntegros, en el XIX y más en lo de la Restauración, la figura del asesor ni se imaginaba. Solo los funcionarios, con plaza, y si acaso los diputados, tenían derecho a cobrar. Había trampas. Pero lo de los asesores (personal que cobra de la administración sin ser funcionario ni electo) solo es legal desde 1985, ya con Felipe González.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí