El Banc Sabadell se asoma a mínimos históricos. y lo peor está por llegar

0

Banc Sabadell cerró el pasado viernes, día en el que hizo públicos los resultados del primer semestre, atisbando los mínimos históricos en su cotización, tras despeñarse un 6,23% durante la sesión. El mercado no recogió de buen grado las cuentas del banco, y mucho menos el hecho que revisará a la baja sus estimaciones futuras sobre la evolución en el margen de intereses de cara a los siguientes trimestres. Aunque las malas noticias no se quedan ahí, ya que lo peor estaría por llegar en los próximos meses y quizás todavía no está descontado en la acción.

La parte esencial en cualquier entidad bancaria, al menos para comprobar la marcha del negocio en el corto plazo, es la evolución del denominado margen de intereses, ya que mide la marcha del negocio bancario. Éste último, no es más que la diferencia entre lo que paga un banco por el dinero, por los depósitos, y cobra por prestarlo, y en el caso del Sabadell supone en torno a un 70% de todos los ingresos que es capaz de generar, de ahí la importancia que le dan los analistas. En concreto, el director financiero de la firma del Vallés, Tomás Varela, reconoció en la rueda de prensa que el escenario ahora es de una caída de un punto porcentual.

Aunque las estimaciones del banco podrían quedarse cortas más rápido de lo que se pudiera pensar, ya que estás están hechas con los datos de este primer semestre. En concreto, el margen de intereses cedió un 0,5% respecto a junio de 2018, por lo que la proyección es la del punto porcentual descrita por Varela, pero a lo largo de los próximos meses la firma contará con un enemigo más fuerte y más temible: el euríbor. Así, el principal índice al que tiene referenciadas sus hipotecas el banco se ha hundido, en el primer mes del tercer trimestre, desde el 0,21% hasta 0,32%.

La razón que explica el efecto devastador del euríbor negativo sobre los ingresos de la banca viene de la propia estructura del negocio bancario, que se ha explicado antes. El hecho, es que las firmas no pueden comprar el dinero en negativo (es casi imposible cobrar a los clientes por los depósitos, aunque se está intentando con las empresas), lo que obligada a ponerlo a la venta con una reducción importante del diferencial  (ya que los créditos se suelen dar con un tipo más euríbor), por lo que al final  los beneficios se reducen a la fuerza. Una situación que el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, otra de las más expuestas (junto a Sabadell) definió a la perfección hace tiempo:  “Nos gustan los tipos de interés bajos, pero no los negativos”.

Por si fuera poco, el efecto del euríbor sobre la cuenta de pérdidas y ganancias de la entidad, se le debe añadir la inestabilidad que provoca sobre la acción dos apartados más: por un lado, el segundo mercado más importante de la firma catalana, y el proyecto en el que invirtió una parte importante de capital, Reino Unido, está sumido en pleno caos, tras la elección de Boris Johnson como primer ministro. Además, la evolución del TSB no termina de arrancar, puesto que su contribución al grupo en el segundo trimestre fue prácticamente cero.

Aunque para conocer más sobre el desarrollo en dicho país, se deberá a esperar a octubre. El consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola ha señalado que la nueva consejera delegada, Debbie Crosbie, que asumió el cargo el pasado mes de mayo, presentará el nuevo plan estratégico el próximo mes de octubre: “Es un plan ambicioso en cuanto a poder gestionar el banco con más capacidad de atender segmentos y productos y, al tiempo, un programa muy focalizado en la eficiencia”, ha asegurado el consejero delegado del grupo.

Por otro lado, la gran esperanza de muchos inversores del banco, la posible fusión con Bankia, está detenido por el vacío político en el que está sumado el país. El fracaso de Pedro Sánchez en la investidura estos días atrás, llevará la operación (que algunas fuentes confirman como cerrada, aunque nadie quiere hablar de ello) a que se retrase todavía más, en caso de darse, y llevará a Sabadell (también a la propia firma nacionalizada) a enfrentarse e un tercer y cuarto trimestre que pueden ser realmente torturosos.

El Sabadell enfila un beneficio de 1.000 millones en 2019

La firma del Vallés obtuvo un beneficio neto atribuido de 532 millones de euros en el primer semestre de 2019, lo que supone un crecimiento interanual del 340,9%, gracias a menores provisiones y la ausencia de costes extraordinarios de la migración tecnológica de su filial británica TSB en el ejercicio anterior. Las comisiones fueron las que propiciaron el aumento, después de subir un 10,9% (7,9% Ex TSB) interanual, por el buen comportamiento de las comisiones de servicios.

En términos intertrimestrales, los ingresos del negocio bancario crecieron un 2% (1,9% a tipo constante), gracias a que el margen de clientes cerró en junio en el 2,65% a nivel grupo; el total de costes situó en los 1.567 millones de euros frente a los 1.656 a cierre de junio del ejercicio anterior (1.051 Ex TSB), lo que supone un 5,4% menos; y la ratio de eficiencia ha sido del 54,7%. Todo ello, llevo al propio Guardiola a reconocer que en el banco estaban contentos con la evolución operativa de la misma, aunque el mercado no lo reconociese.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí