Sin Palabras: El gobierno de Marta Farrés se vuelca en videos folklóricos para maquillar la Fiesta Mayor

0

El formato es el de los spots publicitarios, y en ello con factura de “calidad” dentro del género y registro que no es precisamente el del documental, el cine de autor y, ni mucho menos, el del realismo social como estilo, estética y, con ello, ética. Más bien el de un NoDo postmoderno.

En lo que va de Fiesta Mayor, el Ayuntamiento ha colgado cada día, en Vimeo, uno o dos videos con imágenes rodadas en actos producidos el mismo día. Por supuesto, nada del “pregón”. Van sobre todo tópicos y constructos folklóricos recientes: “El ball de la bola…”

Más que imágen, cromos. Todo sin palabras, y también por ello en lo más ideológico. Da la media de la ranciedad y, peor aún, el etnicismo populista que distinguen en este régimen el programa de la Fiesta Mayor de Sabadell y este año, en efecto, han alcanzado cotas récord.

Las dos caras: La de vandalismo, con él la Batalla del Eix Macià o el linchamiento de Mirna Lacambra y, en lo más simultaneo, la ranciedad del programa que estos videos municipales maquillan con el “flou artístico” del porno blando y el “cinèma de qualitée”. Kitsch es poco

Silencio sobre lo del Eix Macià. Pero mucho “Ball de la bola” donde apenas va público y es de lo más exótico. Lo inventó el Ayuntamiento y desde allí se lo disfrutan, por lo que se ve, tanto que nunca faltan concejales que lo bailen ni micrófonos o cámaras, incluso de video.

Esta Fiesta Mayor da para pensar. Sobre los programas municipales de la Fiesta Mayor, a estas alturas un auténtico desastre para la ciudad y la convivencia entre conciudadanos, y sobre la ciudad en sí, desnortada, con crisis profundas y muy falta de recursos propios.

Pero hay cosas más inquietantes. Que un particular compre en subhasta tres carteles de fiestas mayores de los años 30, cuyos oríginales además de otros ejemplares están en el archivo y por ello han sido muy publicados, y también documentados, es hoy noticia de portada en el medio local de referencia, que lo pone como una “salvación de la ciudad”. Así de bajo ha caído el Sabadell oficial.

Todo ello aliñado con el adanismo, o más bien la impostura, de los sabios de facebook, la cultura dominante y en Sabadell ya oficial.  Y así está Sabadell. Más que imagen a base de “flous arísticos”, tocaría rigor, seriedad, agudez, datos y proyecto. El Dia de Sabadell lo intentará en próximos editoriales.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí