“El bolero de Morell”: Lo ético, estético, político y circunstancial en el contrato del asesor consistorial de Podemos

0

“El bolero de Morell”, que se ha llegado a decir y escribir. Va del actual gobierno municipal, y su tenienta de alcaldesa Marta Morell (Podemos). Lo del bolero, aunque no se explicite, no iría solo de Ravel, el músico. Remite más bien a Cantinflas en su éxito: “El bolero de Raquel”. En él, la maestra Raquel, la gran actriz del exilio español Manola Saavedra, le cambiaba la vida a Cantinflas, y la de los dos.

Es ingenioso: “El bolero de Morell”. Si el autor de la ocurrencia pensó o no en Cantinflas, él se lo sabrá. La invocación al cómico queda por detallar y relacionar. Pero la película daría para la acusación de conflictos de intereses y demás, que han llevado el “caso Morell” a tema estrella local por morbo y política, en este arranque del nuevo gobierno municipal.

El relato: Marta Morell coloca a su pareja como su asesor consistorial. Calculadora en mano, el caso tiene más que morbo. En renta familiar, la suma de los sueldos de ambos, a cargo de los presupuestos municipales también en ambos, alcanzaría los 100.000 euros anuales, los cuales multiplicados por los cuatro años de mandato municipal iría sobre los 400.000.

¿Da para escándalo? Pues según se mire, la verdad. Sin entrar en cifras, Marta Morell y con ella Podemos se han limitado a tomar su cupo de “asesores” y otras prebendas retribuídas con cargo a las arcas municipales, igual que todos los demás partidos consistoriales. Solo, y como única diferencia, que este caso el “asesor” sería además pareja de la edil.

La ética se ha invocado exclusivamente respecto a este extremo, no a lo demás. Ciutadans lo tildó de “conflicto de intereses” cuando, con el apoyo de ERC y Crida-Cup, bloqueó el nombramiento en el pleno municipal de julio, y llevo el caso, solo por este punto, a una comisión municipal de ética o algo así, organismo interno de carácter funcionarial.

Aquí, en formato pdf, el contenido íntegro de dicho dictamen

infome comissió d'etica pública

No ha recurrido a los tribunales, entre otras razones porque seguramente no da para tanto. Y la comisión, en su reciente dictamen, no ha dicho que sea o no ético. Simplemente ha situado y delimitado el tal “conflicto de intereses”: si los particulares de la pareja como tal pueden primar sobre los generales y, de ser así, en que modo podría darse o haberse dado

El llamado conflicto de intereses, término muy elaborado en la jurispridencia, se da cuando los intereses privados puedan ir contra el interés común, sea de los socios o accionistas en una sociedad privada, o los ciudadanos en la administración pública. Es lo de los enchufes, comisiones o favores a cobrar por alguien concreto, en perjuicio del interés social o general.

En Sabadell, especialmente, la simple mención a “conflicto de intereses” resulta sensible en extremo. El Caso Mercurio es, en todo él, un continuo abuso de intereses privados sobre los públicos: Comisionistas en adjudicaciones de obras municipales, tratos de favor a clientes o amigos del tio constructor del alcalde Bustos, a técnicos vinculados al PSC, las multas…

En el Caso Morell, el dictamen de dicha comisión, recién filtrado, inquieta. Aduce que el nombramiento del tal asesor es asunto de Podemos, como partido, no del Consistorio. Es así porque, en efecto, la legislacion actual faculta que, en Ayuntamientos y Diputaciones, los partidos contraten asesores a su albedrío, pero con cargo a fondos públicos.

El asesor de Podemos, sea o no pareja de Marta Morell, se debe a Podemos, viene a decir, aunque cobre de la hacienda municipal, a la que también contribuye el estado en su parte autónómica y la central. Y da por asumido que, además de los ediles electos, los partidos colocan más nóminas, no solo “asesores”, y cobran otras asignaciones sin justificar gastos

Lo cierto es que todos, estén en el gobierno o en la oposición, lo aprovechan al máximo. Los “asesores”, los “empleados” del grupo municipal, la asignación al grupo municipal a tanto fijo… Todo ello suele servir para pagar nóminas con dinero público a personal de partidos, y trasvasar fondos a aparatos y campañas asimismo de partido, no para gobernar ni fiscalizar.

Forma parte de la “burbuja política española”, derroche contra el Estado del Bienestar y su eficiencia. El término fue descrito y evaluado por el sabadellense Toni Roldán Monés y el salmantino Luis Garicano cuando en 2015 emergieron como ideólogos de Ciudadanos, donde el primero ha acabado dimitiendo, y el segundo ha quedado relegado a disidente.

En las instituciones, ni Ciudadanos ni Podemos se han comportado de modo diferente a los demás partidos. Se llevan su parte del pastel, por así decir, como los demás la suya, a la vez que van aminorando sus antiguas críticas a estos procedimientos. En Ciudadanos, tampoco es ajeno a la caída en desgracia de los economistas Toni Roldán Monés y Luis Garicano.

Que edil y asesor sean pareja, además de pertenecer claro está al mismo partido y deber al partido sus cargos, poco quita o añade a este cuadro. En el partido, Podemos, el “asesor” que ahora contrata el Ayuntamiento, ejerce un puesto superior al de Marta Morell. En concreto pertenece a la ejecutiva en Catalunya, como responsable de finanzas.

En cuanto a los temas que serán competencia de Marta Morell en su tenencia de alcaldía, memoria histórica entre otros. Es doctor en Historia contemporanea y ha investigado una cuestión tan relevante como la del hambre en la postguerra, entre la economía y la represión política. Pero una “asesoría” no es un programa o proyecto de actuación política.

Que sean o no pareja, forma parte del “dramatis personae”, incluso en la eventual suma de sueldos. Pero nada diferente de otras parejas como Bill Clinton Clinton y Hillary Y Sègolene Royal fue primera ministro de Francia al frente de un gabinete donde destacaba su entonces pareja, François Hollande, quien después llegó a presidente de la República, francesa claro.

Y también aquella Raquel con Cantinflas, aunque lo suyo no fuera la política. O, en España, cuando la esposa de Felipe González, Carmen Romero, fue diputada. O, en Sabadell mismo, el caso de ex-alcaldes casados con altas funcionarias municipales. Situaciones de la vida, y en ella la vertiente existencial y emocional que distingue a los boleros, efectivamente.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí