¿Qué causó la Batalla del Eix Macià y el escándalo del pregón? ¿Será capaz Marta Farrés de salvar la Fiesta Mayor?

0

La Fiesta Mayor, este año, se ha superado a sí misma en desastrosa. Lo constatan incidentes gravísimos. ¿Por qué se ha llegado a tales extremos? Pues porque, si no se repara, lo que va mal se estropea hasta romperse. Y porque de la plaza Sant Roc, en lo del pregón, a la Batalla del Eix Macià, hay causas comunes debidas a una creciente degradación, muy municipal.

En las causas, van dos aspectos de un mismo factor: La pérdida de prestigio de la Fiesta , con la consiguiente “desafección” de los públicos, agravada a su vez por la pésima organización en cuanto a actos programados y uso de espacios, cada vez peor. Porque el prestigio no se consigue solo a base de propaganda municipal-funcionarial, coactiva, en los medios oficiales.

En la gestión de espacios, programa y con ello prestigio, el Eix Macià y el Parc Catalunya, han sido el lugar crítico: el de la “batalla”. En el Eix hubo algo de fiesta (feria, barracas, algún “concierto”, que dicen…). Pero al Parc Catalunya, y ya sin eventos, el programa lleva años reduciéndolo a patio trasero: Campo para el botellón, y de “Batalla”: la del Eix Macià.

Porque, ¿qué hubiera sucedido si en el Parc Catalunya, este año hubieran actuado por ejemplo el Duo Dinámico, la Sinfónica con la Bonet, como en 1988, o, en lo de ahora, la en Sabadell tan “ensaurizada” Soleá Morente, sin embargo gran éxito, a duo con Cathy Claret, precisamente en la fiesta de Santa Coloma, los mismos días que la de Sabadell?

Por lo menos, el Parc Catalunya no se habría degradado a ser solo campo para el tedio, la indiferencia y la violencia. Es a lo que lleva la banalidad convertida en política. Citar a Simón Saura no es arbitrario, ni menos aún vengativo. Se trata de toda esa retórica meramente ideologica, más catalanista que socialista, de “las entidades”, lo “popular”…

Ha conducido, o cuanto menos favorecido el desastre en la medida que, en su demagogia fundamental, soslaya la calidad o el simple respeto al interés y el valor de los artistas y el arte. Ha llevado a un “todo vale”, y por tanto al “da igual”; indiferencia y banalización en que ni se distingue entre artistas valiosos y prestigiados , y lo amateur y las “entidades”.

El prestigio es muy importante, y más en una fiesta mayor. Las personas suelen respetar lo que valoran. En fiestas mayores, y en Sabadell, resultarían ejemplares al respecto las de Ca n’Oriac en los setenta, por donde pasó lo mejor en lo famoso entonces. De Camilo Sesto o José Guardiola a Mike Kennedy, Camarón, Fosforito, Marifé y tantos más, y quizá mejores.

Era época de grandes tensiones: De la delincuencia, “inseguridad ciudadana” en “término” creado entonces, (del Churruca al Vaquilla en otros barrios) al combate político y por ello cultural por la democracia. Pero, precisamente, la convivencia da valor y sentido a las fiestas mayores. En Sabadell, desde la de 1884, la primera moderna y en tiempos aún más duros.

Ay de quien hubiera reventado con incidentes aquellas fiestas mayores de Ca n’Oriac, o las de la Creu de Barberà que no le iban mucho a la zaga en los programas. Tambien a falta de instancias más representivas y democráticas, el propio vecindario habría ajustado cuentas para defender su fiesta y barrio. Y porque los hubo, tampoco hace falta entrar en detalles.

La Batalla del Eix Macià fue y sería inimaginable tras el recital que, en ocupa-alternativo, estrenó el Parc Catalunya, entonces utópico. Fue en 1979, con Farrés recién elegido y Sisa de gratis. Lo montó Josep Casamartina, anarquista e historiador del arte, más que promotor del Museo del Tejido y Moda en Artéxtil que el aparato municipal, ahora “indepe”, impide.

Pero al año siguiente, 1980, fue programada toda entera desde la delegación de Ómnium Cultural, que no abandonó la “presa” hasta que, apartado el primer PSC entonces Ómnium (Oriol Civil además de Saura), los farresistas Isidre Creus y sobre todo su adjunto Sebastià Ribes se hicieron cargo de ella, con sus diables y su “cultura popular”. Aún más de lo mismo.

La Trinca, en el Parc Catalunya, siguió a Sisa. Aunque también la Mondragón, Bosé, Mecano y, en el primer Bustos, Rosa, Amaral o Dalma. Después, Bustos externalizó la progamació en el Parc a PRISA-40 Principales, con sus productos e intereses en “show-busines”, su negocio. Nunca hubieran traído a Rosa, Mecano, La Trinca o Sisa, ni a Manolo Escobar, Llach o Dalma.

No fueron solo los recortes. El aparato municipal había entrado en una fase de degradación en la que sus perspectivas siguen en el “show bussines” pero en escalas más bajas. Cosas que nadie conocía ni recuerda se presentaron como grandes cabezas de cartel, por ejemplo unos Se atormenta una vecina. Con grandes equipos de sonido y luz, eso sí y por lo menos.

En cuanto a programación, y con ella creciente desprestigio, la Fiesta Mayor ha discurrido así en una línia que ha primado los contenidos folklóricos, incluso a base de inventarlos (de los bailes de Diables, la Bola o el Rodet). Mientras, cada vez ha disminuído y devaluado más los de contenido artístico, musical o escénico, esencia moderna de la Fiesta desde 1884.

En las tardes de Fiesta Mayor, de viernes a domingo y en los espacios más céntricos, en el programa no va apenas más que un reiterativo estallar de petardos, tarde tras tarde abusivo sobre todo, sin otro interés que el de eventuales aficionados y actuantes a quienes las arcas municipales pagan su fiesta. En Barcelona, inventora del correfocs, solo hacen uno, y basta.

Y todo ello con la ideología de lo “propio” que, en su lógica, inviste a unos “propietarios” e, inevitablemente, excluye otra parte de la ciudadanía. El conflicto consiguiente, hasta ahora latente, estalló este año en el pregón y en las peroratas de los tales diables, antecedente y equivalente a lo que el célebre Toni Albà ejecuta desde hace algunos años en la Mercè, pero allí sin petardos y sin partida presupuestaria municipal.

Mirna Lacambra no gusta ni gustó a esos “propietarios” de la Fiesta Mayor, que por ello la boicotearon y la remataron en el contrapregón de los diables, Pero justo minutos después, la Fiesta Mayor dio otras escenas asimismo lamentables, estas en el “envelat” que, en la Plaça Vella, debería y podría más que evocar las mejores fiestas mayores de la historia.

En aquel viernes actuaban algunos de los mejores músicos del programa, en el quinteto que encabeza el bandeonista Marcelo Mercadante e incorpora a la violinista Olvido Lanza, que en Sabadell protagonizó recitales clásicos con Joventuts Musicals y asimismo flamencos en el Pati del Museu d’Art. Todo un lujo, y no solo para los aficionados a bailar tangos.

Pero fue otro desastre. Entre la indiferencia general, y antes municipal, un disc-jockey o algo así de un bar cercano interfería el sonido. Y tampoco fue nada lucido el otro gran “pinyol” oculto del programa: En plena gira por España, el regreso al Sabadell donde viven de BB SinSed, teloneros de Ramones en sus tiempos. Aquí los encerraron por la tarde en l’Estruch.

La Mercè, en las antípodas de la desastrosa Fiesta Mayor de Sabadell, no solo sería un buen modelo a seguir, con su Barcelona Acció Musical. Y, mejor aún: Desde hace años, es más sabadellense en su programa, que la Fiesta Mayor de Sabadell: Los recitales de Duquende ante la Catedral o, este año, desde los Brodas Bros hasta conciertos de la Simfònica.

¿Podrá Marta Farrés coregirlo? Está por ver. La política a seguir, respecto a la Fiesta Mayor, debería ir en la linea de la propuesta para los Museos Municipales que propugna la Fundació Bosch y Cardellach, entidad académica local: Lo primero, desplazar al funcionariado que ha creado, mantenido y gestionado tales desastres, el de la Fiesta Mayor o el de los Museos.

De momento, aun con la Batalla del Eix Macià y el escándalo del pregón, Marta Farres se ha sumado al coro autocomplaciente de sus funcionarios. Aunque se hunda Sabadell, cada año un éxito al que, evidentemente, dan todo el eco posible los medios municipales y los demás oficiales. Pero la realidad es tozuda, y los desastres pueden desembocar en catástrofes.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí