En libertad, dos detenidos por el timo de la estampita: Mossos les detuvo en la Rambla, cuando iban a un banco.

0

El 20 de septiembre, los detenidos comparecieron ante el juez de guardia en Sabadell, y este decretó libertad con cargos. En nota de prensa publicada esta tarde, Mossos “se hace eco de este hecho entre la ciudadanía para que conozca la estafa (timo) y esté alerta“.

El timo es aquel tan clásico de la estampita, o el tocomocho. En este caso un sùbdito cubano y otro colombiano, empadronados en Madrid, abordaron en la Rambla de Sabadell a una joven y le presentaron como premiado un décimo de lotería. Nada menos que 40.000 euros.

Adujeron que, en su condición de extranjeros, no podían cobrarlo. Primero el que exhibía el décimo, y después entró en la conversación el que confirmó lo que aquel explicaba y así convenció a la casi víctima. El “gancho”, en el argot y asunto del tocomocho o estampita, No llegó a perpetrarse, el timo, porque los Mossos impidieron la estafa, amparando a la víctima.

“Se lleva el décimo (por un precio desde luego inferior al del presumido premio), nos hace el favor y después lo cobra”, hubieran venido a decir los timadores, aunque la nota de Mossos no entre tan al detalle. Pero es lo clásico en este caso, el del viejo timo de la estampita o tocomocho.

Mossos da detalles más puntuales: “Los autores habían rodeado a la joven y la estaban conduciendo a una entidad bancaria situada en la calle República (Alfonso XIII)”. explica la nota. En efecto hay varias allí, en el cruce con Narcís Giralt. Y la conducían a por dinero, claro está.

Los viandantes no suelen ir con 20.000 o 40.000 euros en el bolsillo. Hay que recurrir al banco. Y así, en la misma calle, una patrulla rutinaria de Mossos d’Esquadra, del Grupo de Delincuencia Urbana, se dio perfecta cuenta de la situación, e intervino al acto.

“Al ser descubiertos por los los agentes, (los timadores) intentaron huir rápidamente del lugar, pero los Mossos pudieron interceptarlos y detenerlos, por un delito de estafa”. Suedió el 19 de septiembre, en concreto. Y fue al día siguiente que el juez les dejó en libertad con cargos.

Estos dos individuos, de 38 y 31 años, y nacionales de Colombia y Cuba respectivamente, carecen de antecedentes penales y residen legalmente en España, en concreto en Madrid. Consta en el auto del juez, justificando la libertad con cargos. Pero el peligro sigue.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí