Reparación urgente en Ribatallada tras el temporal: Can Deu más seguro ante incendios y emergencias

0

Desde la iglesia de Sant Julià y hasta el Ripoll, bomberos y servicios de emergencias pueden cruzar de nuevo después que los aguaceros del 22 de octubre afectaran muy gravemente el camino-pista que discurre sobre el antiguo torrente de Ribatallada, canalizado y ajardinado en el último cuarto del siglo XIX.

Solo El Dia de Sabadell informó de los daños en Ribatallada, paraje estratégico para Can Deu y, asimismo, con mucho mayor atractivo, mayor superficie, valor patrimonial y ambiental que el célebre torrente de la Tosca, al que el Ayuntamiento hace llamar de Colobrers desde que en una feliz intervención lo hizo transitable, hace ya más de veinte años.

Ribatallada es propiedad de CASSA (Companyia d’Aigües de Sabadell). Hace una semana justo, su departamento de comunicación reconoció a El Dia de Sabadell la importancia de los daños y, por ello mismo, justificó estar negociando con el Ayuntamiento la reparación de los mismos, en espacial los tramos más afectados del camino.

Reparación urgente en Ribatallada tras el temporal: Can Deu más seguro ante incendios y emergencias 1
Camino de Ribatallada, antes y después de la reparación

Pero entre el miércoles o el jueves, una o varias excavadoras trabajaron a fondo para abrir de nuevo la pista, retirar desprendimientos de tierras, así como desviar y conducir las aguas que se habían apoderado del camino y habían abierto surcos y charcos capaces de impedir el paso de vehículos todoterreno. Todo ello rápido, y al menos para salir del mal paso.

El torrente, minas y manantiales son tan potentes que hasta las riadas de 1962, desde las cuales sigue destruido el pantano de Ribatallada construido en 1895, surtieron de agua a Sabadell. Hasta 1949, cuando se constituyó CASSA y con ella llegó el agua que Barcelona sigue suministrando, fueron el principal recurso de la ciudad.

Reparación urgente en Ribatallada tras el temporal: Can Deu más seguro ante incendios y emergencias 2
Embalse y castillo de Ribatalllada, en 1962. Fotografía de Joan Canudas. Arxiu UES

Despareció la estampa con los muros que aún quedan del castillo de origen medieval, sobre el tozal que dominaba el hasta entonces pantano. Lo que fue el embalse se ha cubierto de vegetación, pese al agua que aún sigue sobre el fondo. Y, en el camino, la erosión de las lluvias ha hecho emerger, y a menudo roto como esta vez, antiguas conducciones de agua.

Además de las arboledas de humedal, tan diferentes a las del resto de Can Deu en el secano, impresionan por su monumentalidad centenares de áboles plantados en el siglo XIX junto a los caminos que cruzan Ribatallada. Destacan avenidas de almezos (lledoners) como no los hay en ningún otro lugar de Sabadell, y plátanos que superan los 30 metros de altura, únicos.

Y, en cuanto a patrimonio histórico, a los vestigios del castillo se suman dos pozos de hielo, del siglo XVIII probablemente, y un horno de cal. Aunque, ni siquiera del castillo, nunca se han efectuado excavaciones o estudios, sí existen detalladas relaciones documentales, en especial de los sistemas de captación de aguas construidos en el siglo XIX.

Reparación urgente en Ribatallada tras el temporal: Can Deu más seguro ante incendios y emergencias 3
Los restos del pantano, en la actualidad

Entre otros trabajos (Clicar para acceder al mismo y leerlo en su original): “Sistema hidràulic del Torrent de Ribatallada”, de J.M Riera, que publicó la revista de Castellar del Vallés Plaça Vella. Asimismo, “Els masos de Boadella, can Llong i ca n’Oriac”, del historiador Esteve Canyameres y el arquitecto Josep Maria Massagué, publicado en 2002 por la revista Arraona

Aquí, en formato pdf (clicar para acceder a dicho artículo)

Ribatallada-Els masos de Boadella, can LLong i ca n'oriac-Arraona pdf

Ribatallada, sin embargo, sigue siendo un lugar desconocido para muchos sabadellenses, y casi sistemáticamente olvidado cuando, tan a menudo desde el temporal de 2014, se trata sobre el futuro del paraje de Can Deu y su gestión. La Fundació Antiga Caixa de Sabadell solo es propietaria de la masía y los terrenos de su correspondiente mas, que supera las 55 hectareas.

La propiedad de CASSA en Ribatallada, en la que efectúa labores de mantenimiento pero no de divulgación, no es menos extensa. Y además, en Can Deu hay otras propiedades, y más propietarios por tanto. Entre otros el Ayuntamiento, con terrenos junto a la iglesia, que su vez pertenece al Obispado, así como parcelas de bosque y cultivos con otros dueños.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí