A Sabadell ya solo le queda el Concor para bailar en una pista: El recurso judicial tampoco salva a Drinkking en la Hermética

0

Se han apagado las últimas luces de la Hermética, que aún así han resistido más de un año. La discoteca Drinkking, que en sus grandes tiempos estuvo frente al Palladiun en lo mejor de la Hermética, había conseguido mantener la presencia en otro local, en la calle Rocafort, donde aún había licencia vigente. Pero, sin embargo, también le ha llegado la orden de cierre.

En este otro local, poco más que testimonial, baja la persiana ahora. El Drinkking de verdad está en Sant Cugat desde hace dos años, a cargo de la misma empresa que en Sabadell creó en la Hermética la sala homonima. De igual modo, Bora Bora se trasladó a Granollers, o El Manisero a Terrassa. Locales y clientes han emigrado así hacia las otras capitales del Vallès.

Y al fin, en Sabadell solo queda una discoteca, pero no en la Hermética: El histórico Concor de la calle Sant Cugat, que acaba de cumplir 41 años de actividad (abrió en 1978) y con el tiempo se ha ido especializando en lo que llamarían “público senior”. Un público de lo más fiel, en cualquier caso. Para el más joven, la misma empresa tiene la Sala Waka, en Sant Quirze.

Con licencia para horarios nocturnos, hasta entrada la madrugada, apenas quedan locales en Sabadell, y prácticamente todos en el Centro urbano. Además de Concor, él único con pista de baile, otros como El Musicall y Sabadedidoo en la calle Advocat Cirera. Y eso que la Hermética se creó por decisión municipal, en 1992, para quitar el ocio nocturno del Centro.

El actual gobierno municipal se ha dado un plazo de un año para dedicir donde autoriza y donde no las discotecas y locales por el estilo. En la pasada campaña electoral, no solo el PSC ahora en el gobierno prometieron recuperar el ocio nocturno en la ciudad. Ciutadans, desde la oposición, es quizá ahora el grupo más insistente al respecto, pero no manda.

La Hermética, inventada en el Plan Ordenación Urbana Municipal (POUM) de 1992, fue idea de Antoni Farrés y su concejal de Urbanismo, Dolors Calvet, ambos entonces en Iniciativa per Catalunya Verds, y después la Entesa per Sabadell de donde proviene la actual Crida-Cup, partido que en el pasado mandato municipal y junto a ERC, Comuns y Marisol Martínez, le clavó la puntilla como zona de ocio.

Empresarios y regidores acabaron coincidiendo en considerar sobredimensionada a la Hermética. Pero, mientras los dueños de locales se avinieron a pactar reordenaciones y un cierre parcial de locales, desde 2010 la maquinaria municipal puso en marcha los trámites para el cierre total y definitivo que empezó a ejecutarse en 2016, inexorable hasta hoy.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí