Regalo al Taulí: 123.000 guantes de Baspin, en Polinyà, y Nova Abrasivos, de Sabadell

0

Lástima de haber agotado las mascarillas, aunque ahora nos hemos puesto a fabricarlas, pero teníamos sobrestock de guantes de látex, y aquí estos 123.000 pares, tres palets, que entregamos al Taulí y los 10.000 que ayer llevamos al Hospital de Granollers”, cuenta Paco Bascón de Guantes Baspín SL, una empresa familar que fabrica guantes (tejido y confección) y comercializa equipos de protección individual para la industria (epi).

No suele trabajar para la sanidad. Lo suyo es la industria, todo tipo de industra, y entre sus clientes en todo el mundo, también los tiene en Sabadell, como Nova Abrasivos SL (bandas abrasivas, discos de velcro, rollos abrasivos, pliegos abrasivos…) Precisamente Anna, de esta empresa sabadellense, le comentó ayer la falta de vestuario en el Hospital de Granollers y el temor, en el mismo sentido, que expresó el Comité de Empresa del Taulí.

Respecto a las mascarillas, y vista la demanda, estos días ha empezado a fabricarlas con sus tejidos de algodón, “Los hilados los compramos a una empresa de Girona, o sea que todo de aquí en lo posible“, cuenta. Evidentemente, “no son como las del tipo FPP2 y FPP3 que son más filtrantes y nosotros comercializamos para la industria. Tenemos pedidos pendientes en Italia y Alemania, porque no solo se fabrican en China, pero tardarán”, explica el industrial.

Regalo al Taulí: 123.000 guantes de Baspin, en Polinyà, y Nova Abrasivos, de Sabadell 1
La entrega de los 123.000 pares de guantes en el almacén del Taulí/Nova Abrasivos SL

Las mascarillas que ahora confecciona para la ocasión, en Polinyà, “son lavables, cosa que no ocurre con las de papel”. Pero como no las había fabricado antes, que lo suyo son los guantes, carecen de homologación porque no han pasado los trámites, no por nada más. “La situación es la que es, y hay que colaborar en lo que esté en nuestra mano, pero dentro de lo que es una empresa, con una plantilla de 17 personas”, advierte Paco Bascón.

Y la empresa empezó con una máquina de coser, la de su madre Emilia Pinto natural de Antequera, que aquí conoció a Atanasio Bascón, de Paradas cerca de Marchena, y cuando tuvo sus dos hijos quedó en casa. Así empezó la confección de guantes que, con su marido y sus hijos se amplió a la fabricación del tejido y, en lo más decisivo, a la especialización en guantes técnicos para la industria, con modelos ignífugos, aislantes o sin huella, entre otros.

De aquí, el negocio se ha ampliado a la comercialización de epis, los equipos completos de protección para operarios industriales. Por ello también disponen de guantes de látex y, hasta que las han agotado, de mascarillas. “Ahora tenemos solo las que vamos fabricando, y cuando lleguen las que tenemos en pedido daremos prioridad a la sanidad, por supuesto”, advierte. Al frente de la empresa con su hermano Joaquín, Paco se ha sentido bien en el Taulí.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí