El Taulí llega a 514 ingresados y suma 110 fallecidos, pero empieza a trabajar en condiciones algo mejores

0
Helena Torrent/ElDiadeSanadell

“En urgencias, no es el caos de la semana pasada”, ha escrito esta mañana el traumatólogo Francesc Girvent en su muro de facebook. Compara las 4 defunciones de ayer domingo con las 14 del domingo anterior, Pero hoy las cifras han seguido creciendo a un ritmo intenso, con 58 nuevos ingresos, con lo que el total se elevan a 514. El número de fallecidos suma 111.

El Tauli es una olla a presión, muy por encima de su capacidad. Antes de la pandemia, tenia poco más de 650 camas para todas sus especialidades, de las que no más de treinta estaban deicadas a enfermos infecciosos. La demanda, pues, se está multiplicando por 20 en apenas un mes. Como medida de emergencia, hasta ahora solo ha podido doblar la uci, de 30 a 60 camas.

La multiplicación por 20 de su capacidad ante la pandemia solo empezará a vislumbrarse hacia finales de esta semana, con las entre 250 o 300 camas del nuevo hospital de campaña que se habilita en la Pista Coberta d’Atletisme, cuya creación anunció ayer tarde la alcaldesa Marta Farrés. Todas irán dedicadas a enfermos de coronavirus en situación semicrítica.

El traslado al Hotel Verdi de enfermos en situación de prealta se ha acelerado hoy. Ya hay veinte enfermos alojados en el Eix Macià. No se puede hablar de colapso porque, entre otras razones, este término está tácitamente prohibido ahora. Pero el Hospital Parc Taulí, eslabon debil en el sistema hospitalario catalán, se ha convertido en una especie de olla a presión a la espera de desvaporizar. Hay que describirlo en imágenes, no en sustantivos

Si ya en situaciones normales, o de apenas una “passa” de gripe, las urgencias demoraban en el Taulí seis horas o incluso ocho para pacientes no críticos, es coherente que ahora anden por las doce según publicaba el sábado Diari de Sabadell, mejor o peor. Y todo ello sucedía bajo una cortina de silencio tejida desde la directiva del hospital mediante su departamento de prensa o comunicación.

Había llegado al extremo de inquirir personalmente a periodistas en paro, por tanto no en ejercicio, sobre su participación en manifestaciones a favor de mejoras en el Tauií, hace apenas tres años. Y sigue igual. Sin ningún criterio profesional, ni antecedentes de malas prácticas, establece vetos fácticos y filtra datos solo a determinados medios, a los que por lo menos informa de algo. Ni la ciudad ni los servicios públicos pueden reducirse a juegos de amigos o no amigos, o de buenos y malos.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí