“No necesitamos aplausos, necesitamos recursos”: La Plataforma Asamblearia del Taulí hace público su testimonio

0
Personal del Hospital de Sabadell en una manifestación de 2017. Es la imagen de la sindical PATT Taulí

“No es momento de quejas. Es el momento de darlo todo porque la situación es extrema y nos deborda, porque nuestra profesión es la de cuidar personas y, sobre todo ahora, esto es lo que importa”, advierte la Plataforma Assambleària de Treballadors del Taulí (PATT) en lo que más que un comunicado o un informe detallado es casi una confesión, publicada en su muro de facebook.

Casi todo el personal” del Taulí está tratando pacientes de Covid, bajo turnos de doce horas diarias y a menudo sin apenas una pausa para el bocadillo que suple las comidas regulares. Y entre ellos abundan “enfermeras, médicos y auxiliares que estaban en servicios centrales, hacía años que no trabajaban en plantas y ahora están allí, a pie de cama”. Aún con la mejor voluntad, “añade estrés”.

Los días festivos se dedican a formación intensiva, para poder atender esta enfermedad y ser más efectivas y efectivos“, asimismo y por la propia novedad del covid19, protocolos y prácticas médicas se actualizan casi a diario. La Patt solo consigna que, en esta sobrecarga laboral, las horas extras no se pagan como tales: todo a remuneración de rutina. Sus quejas se dirigen al material y a los controles de Covid sobre el personal.

Y la Patt concreta: “No puede ser que (en el Taulí) se reciban ofertas de empresas para enviarnos batas, gorras, polainas, guantes, mascarillas o gafas y se les pongan trabas, diciéndoles que ya estamos servidos. Por eso también es importante que la dirección escuche al personal que está al pie de las camas, a todos los trabajadores tanto asistenciales como no asistenciales”

Hay “compañeros y compañeras sin el material adecuado, batas o delantales plastificados que se pasan de un profesional a otro, mascarillas que (se emplean) durante muchos días seguidos, y que se trabaja sin todo el equipo correspondiente porque no hay material suficiente”. Y tampoco tests de Covid 19 para todo el personal: “No se hace la prueba aún habiendo síntomas, y las cuarentenas son ahora de 7 días, en lugar de 15″.

“Forma parte de la situación, y todos hacemos tanto o más de lo que podemos”, advierte la PATT, que a ello añade “la angustia de tener a nuestros pacientes solos, sin familia, y sin que les podamos dedicar todo el tiempo de atención que necesitan“. “Porque la situación es extrema, y hay que priorizar, el aspecto más afectivo y personal” queda supeditado. El celo profesional, de los profesionales, se resiente.

La Patt, que ante el colapso de urgencias en el Taulí, en el invierno de 2016 y 2017, formó junto a movimientos vecinales y partidos las manifestaciones de protesta, vuelve a señalar a directivos del Taulí y sus prácticas ante los medios de comunicación: “algunos directivos del Taulí llevan mal que desde la base les digamos que, lo que muchas veces aparece en la prensa, no es del todo tal como se cuenta“.

Pero va al que es su gran caballo de batalla: El Taulí no es realidad sanidad pública, ni en medios ni en retribución y relación laboral con su personal. Es un centro concertado, al que el CatSalut gobierna pero a la vez tiene como “proveedor”, casi sinónimo de cliente. “Más presupuesto para sanidad, y más para investigación”, clama de nuevo la Patt. “Y cuando esto se supere, no debemos olvidar. Seamos capaces de defender nuestra profesión y labor”

“Que ni las direcciones, ni las concejalías ni la Consellera de Salut olviden que nosotros no necesitamos aplausos; necesitamos recursos, una sanidad pública real y un reconocimiento al trabajo cumplido por todos las trabajadores y trabajadores sanitarios, ahora y siempre“, concluye la nota. En el Taulí, y por parte de su personal, también son las voces y palabras de siempre, repetidas a cada crisis, saturación o colapso, recurrentes en este centro.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí