Video: Así revive Can Deu en plena pandemia, sin presión humana y con una primavera bien lluviosa

0

Para el bosque de Can Deu, esta es la mejor primavera en tiempos. Le convenía. Aún le falta para rahacerse del temporal que tan duro le azotó en 2014. Pero sin presión humana, bajo las órdenes de confinación domiciliaria, y con una primavera excepcionalmente lluviosa, la naturaleza se ha tomado aquí un buen respiro. Este video, casi a la aurora, bien lo muestra.

Queda mucho por replantar y por rebrotar, en lo más castigado. La peor parada fue la finca propiedad de la antigua Caixa de Sabadell que, sin ser la mayor ni tampoco la de mejor valor natural, porque en el mismo Can Deu la supera la de Ribatallada (de la Companyia d’Aigües de Sabadell por aportación municipal), sí venia siendo la más frecuentada por vecinos y visitantes.

Las imágenes corresponden a las inmediaciones de la calle Josep Pla, las casas pareadas de Can Deu que el vecindario conoce como las de Vallermoso por la inmobiliaria que con ellas también hizo una grave muesca en el bosque. Entonces se convirtió en un páramo. Pero tras el temporal, los vecinos tomaron la iniciativa de plantar árboles también aquí.

Y si así se ve esta zona, antes yerma y tierra de nadie, se supone que aún estarán mejor los grandes claros que el temporal abrió dentro del bosque. En la confinación, llegar tan dentro entra en lo delictivo, y el pasado fin de semana los drones de la policía municipal patrullaron desde el aire. A medida que avance la desescalada, se podrá comprobar y disfrutar poco a poco.

Los vecinos más militantes en la causa de la recuperación del bosque, que no sin motivos se han sentido incluso maltratados por la Fundació Antiga Caixa Sabadell, son ahora quienes más le reconocen la inesperada limpieza de matojos que efectuó en febrero. “Después de tanto descuidar el bosque, no se la esperábamos. Pero ha ido muy bien”, dice un vecino.

“Si al arbol que brota se le ayuda, quitándole arbustos y malas hierbas que le perjudican, lo agradece”, destaca este mismo vecino. Entre los ejemplares que van tomando tamaño, con más empuje en esta primavera, abundan las encinas e incluso robles además de los pinos. Es de esperar que el bosque se viva y respete aún con mayor cuidado, tras el coronavirus.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí