Habrá Festa Major a pesar del Covid-19: Marta Farrés olvida la del año pasado y anuncia un programa “contenido”

0

En el principio y fin, del pregón al Eix Macià, la fiesta mayor del año pasado fue catastrófica. Culiminó con episodios de vandalismo multitudinario en el Parc Catalunya, que desbordaron a la policía municipal y los Mossos d’Esquadra, y se inició con los bochornosos abucheos a la pregonera, la ilustre soprano Mirna Lacambra, a quien las voces dominantes en la plaza le afearon con contumaz agresividad que, por comportarse tan solo de modo natural y normal, no comulgara con formas y exigencias del independentismo imperante.

Pero, casi un año después, como si no sucediera ni hubiera sucedido nada de aquello. Habrá fiesta mayor, aunque adaptada a lo que determine la gestión del covid-19 como único giro considerado. Marta Farrés, alcaldesa, y el concejal del ramo, Carles de la Rosa, lo acaban de anunciar mediante rueda de prensa telemática y, la simple mención a aquellos hechos, ha suscitado en ellos una reacción de espontanea sorpresa, prueba palmaria de haber pasado por alto tan considerables antecedentes, así fácticamente asumidos.

Se trata de “apoyar al mundo de la cultura y las entidades”, dicho así y repetido a lo largo de toda la rueda de prensa. En la fiesta mayor de Sabadell, el tal “mundo de la cultura” viene a ser sobre todo el del folclore con el sesgo ideológico que conlleva. A diferencia de la Mercè y su Barcelona Acció Musical como centro del programa, o del formato de festival con galas y verbenas, artístico también, en la de Sabadell han acabado primando los practicantes de dichos folclores, al extremo de excluir a parte de la población o censurar incluso el pregón.

Se trata de un “mundo”, en la expresión con la que se le ha presentado hoy, que se debe en efecto a la aportación de dinero por parte de la administración, en este caso municipal. En la actual crisis del Covid-19 no ha dejado de presionar al Ayuntamiento, hecho éste patente en diversos encuentros telemáticos que el concejal Carles de la Rosa ha venido manteniendo con dicho sector, “las entidades” en el término con el que se le denomina. Ha resultado en la rueda de prensa de hoy, y en ella su anuncio de mantener la fiesta mayor en la agenda.

En aras del Covid-19 será una fiesta mayor sin aglomeraciones, de “kilòmetre zero” en lo que a contratos respecta, llevada con “contención en el gasto” y descentralizada, lo cual se traduciría en desplazar actos a barrios aunque en la rueda de prensa no se ha concretado. Sin explicitar si la contención afectará más a actividades generalistas que a las estrictamente folclóricas, las de las “entidades”, lo cual se deduce como obvio, estas van a ser las lineas del programa. En cuanto a la folclorización de la fiesta mayor, pues, aún más de lo mismo.

Novedad, en el fondo, ninguna. Incluso se acentuará más la deriva de años anteriores, y no solo por ello “tradicional”. Si el Covid-19 sigue impidiendo aglomeraciones multitudinarias, se evitarán de paso incidentes como los del año pasado, la “batalla campal del Eix Macià” como con gran eco la calificaron noticias consiguientes. También se estudia descentralizar el castillo de fuegos, a cargo de una pirotécnica local. Será “para verlo desde los balcones, sin concentrarse en el Eix Macià”, que ha aclarado Marta Farrés. Un reto, desde luego.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí