Vuelve el ladrillo: La operación Camps Hermanos crea 120 viviendas, abre una calle y deja al patrimonio en suspense

0
Imagen difundida hoy por el Ayuntamiento que, sin embargo, no se corresponde con su nota de prensa, que sin embargo da por salvadas dos naves junto a la calle Sant Jordi

El edificio frente a La Mata de la antigua razón pañera Camps Hermanos, cuyos tejidos nada tuvieron que envidiar a los más famosos de Tamburini y Colomer o Llonch y Sala, va camino de la sentencia, a dictar por la Generalitat dado que el Ayuntamiento va a tramitarla como modificación del POUM (Plan de Ordenación Urbana Municipal). En el pleno de este martes, la operación se someterá al trámite de la aprobación inicial del proyecto para la finca.

La operación es de alto vuelo, entre las más importantes y sensibles que en Sabadell se han visto en los últimos años. El Dia de Sabadell la anticipó en agosto pasado. Salvo la municipal Ràdio Sabadell, que al efecto sirvió para que la concejalía de Urbanismo expresara su acuse de recibo y, de paso, escarneciera con banales juicios de valor el indudable valor patrimonial del edificio (el ritual de siempre que hay derribos a la vista), nadie se hizo eco de la noticia.

A falta que se abra el preceptivo periodo de exposición pública, el proyecto parece revelar no obstante un cierto esfuerzo por presevar la excepcional nobleza del despacho, en el cruce entre las carreteras de Terrassa y Molins de Rey, y asimismo la elegancia noucentista de las naves fabriles, con fachada a la calle Sant Jordi, por tanto frente a la estación de los Ferrocarriles, l'”elèctric”, que ahora se llama de Gràcia-Can Feu y antes de Sabadell a secas.

Vuelve el ladrillo: La operación Camps Hermanos crea 120 viviendas, abre una calle y deja al patrimonio en suspense 1

El conjunto industrial, construido entre 1924 y 1940 por el arquitecto sabadellense Joaquim Manich, posee un gran valor patrimonial, aunque el Ayuntamiento lo eludió bien fuera con el fin de ensanchar la carretera de Terrassa o por el de animar rentabilidades y desarrollos urbanisticos. Al final habrá de todo. El despacho se conservará entero, la fábrica en parte, se construirán 120 viviendas y se abrirá una nueva calle, de la estación a la plaza Vallès.

Por la plaza Vallès, precisamente, el Ayuntamiento posee fincas expropiadas para la nueva calle. El tapón estaba en la finca de Camps Hermanos. Una vez desatascado, podría abrirse incluso antes de terminar el actual mandato municipal, en 2023, si el Ayuntamiento se pone las pilas. Tendrá efecto en el Centro, ojalá en el Mercado, y asimismo en Can Feu más que en Gracia, que así atenuarán su sempiterno aislamiento, con la carretera de barrera.

La información que hoy ha publicado el Ayuntamiento de Sabadell no entra sin embargo en este extremo. La nota de prensa correspondiente es tan confusa que el diario oficial acaba de resolverla con un titular que, de no ser falso como es, resultaría escandaloso: “L’antiga fàbrica Germans Camps comptarà amb pisos protegits i conservarà la façana”. Conservar la fachada solo sería aquí un “tapabrut” Y su editor se autoproclama adalid del patrimonio.

La finca de Camps Hermanos mide más de media hectarea (6.700 metros cuadrados), por lo que da juego a efectos urbanísticos. Las negociaciones entre la propiedad y el Ayuntamiento han durado largos años, aunque no trascendieran. No todo lo que en ella hay construido merece ser conservado. El despacho y dos naves fabriles, en la secuencia de la carretera de Molins de Rey, formarán, si se conservan, un cuerpo coherente con el valor del edificio.

Camps Hermanos es, de largo, la mejor obra aún conservada de Joaquim Manich, quien por su importantísima labor como arquitecto municipal, urbanista, entre las décadas de los años treinta y cuarenta con la guerra en medio, construyó más bien poco. En Sabadell quedan sus escuelas de Can Rull, tan de la II República, y el recuerdo de las que dejó acabadas en la Creu Alta, entre la carretera de Prats y la calle Aparisi, demolidas en la inmediata postguerra.

Vuelve el ladrillo: La operación Camps Hermanos crea 120 viviendas, abre una calle y deja al patrimonio en suspense 2
Joaquim Manich fue primero socio y después sucesor de Josep Renom, con quien redactó el plan de ensanche de 1926, Trazó así el Eix Macià y toda la “Riereta·, la Plaza de España o los paseos de la Plaça Major y el de Manresa, pero también el de San Bernardo y lo que es la Ronda Collsalarca en Ca n’Oriac, precisamente donde menos se respetaron sus ideas. Le tocó también edificar la Cruz de los Caidos en el ahora Racó del Campanar.

Fue el primer urbanista moderno de Sabadell y, con sus malogradas escuelas de la Creu Alta, también el primer arquitecto sabadellense racionalista. En Camps Hermanos, poco antes de aquel tránsito, fue algo más clásico en las formas, noucentistas, e incluso los materiales, tan nobles como el granito no visto, nunca más, en ninguna fábrica de la ciudad. Pero lo anticipó con un potente sentido de la funcionalidad, oportuno en una fábrica, y de la composición.

Vuelve el ladrillo: La operación Camps Hermanos crea 120 viviendas, abre una calle y deja al patrimonio en suspense 3
Su esquina entre la carretera de Terrassa y la de Molins de Rey, la del despacho con granito entre “arrambador” y almohadillado, y sobre todo la serie de arcos, que culmina con el del portal al patio de fábrica. En las fachadas de las naves, en la calle Sant Jordi, su noucentismo evocó las influencias vienesas (las de Olbricht o Otto Wagner en la Sezession) tan presentes en los tramos finales del modernismo catalán. Todo ello, y más en Sabadell, es maravilla.

Queda por ver como serán los bloques de pisos a construir ahora en la finca. Las imágenes que hoy ha difundido el Ayuntamiento no son de fiar, porque no incluyen las naves que a decir de su propia noticia se van a conservar. Apuntan volúmenes demasiado contundentes, pero tambien a una voluntad de contención formal y voluntad de diálogo con el edificio de Manich. El Ayuntamiento no ha informado sobre el autor del proyecto. Las autorías anónimas gustan al personal municipal y a algunas inmobiliarias. Habrá que verlo.

Al resolverse como modificación de POUM, el trámite será largo y garantista. Por lo menos un año, mediante periodo para alegaciones y el visto bueno de la Generalitat, a quien va a corresponder la aprobación definitiva. Mientras tanto, en Sabadell se aprobará en trámite inicial el nuevo plan de patrimonio, que esta operación ha eludido sin embargo. Si se trata realmente de afán inversor, sería buena noticia, para la construcción y sus mercados.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí