¿Qué cartas baraja Josep Oliu? Una visión del Banc Sabadell desde Sabadell

0
Josep Oliu en la Cambra Oficial de Comerç i Indústria de Sabadell (Helena Torrent/El Dia de Sabadell)

¿Qué ocurrirá con el Banc Sabadell? ¿Sobrevivirá por sí solo? Con su gesto, al levantarse de la mesa y romper la absorción planteada por el BBVA, a Josep Oliu se le entiende que tiene ideas o visiones al respecto. Incluso ha concitado una abigarrada, amplia por ello, adhesión entre la opinión pública, y un crédito digno de aquello grande y sabio que los romanos, en su latín, denominaban “autorictas”, regulatorio para con la fuerza bruta del fuerte frente el débil.

El panorama para 2021 se le presenta muy duro. No en vano el Sabadell se ha ido al rincón, el de negociar ofertas de absorción, sin negar la posibilidad de tirar la toalla en aras de la rentabilidad deseada por los inversores. Basta ver el Informe de Estabilidad Financiera que el Banco de España acaba de publicar. La banca española se enfrenta a alzas en la morosidad, pérdida de valor en los activos y, en los tipos, rentabilidades por debajo del coste del capital.

Pero Josep Oliu sugiere tener cartas para abrir juego, además de oficio y experiencia como pocos en el ramo de los banqueros. No tiene porque hablar con palabras. Si acaso las justas. Mandan los hechos, la cuenta de resultados con su ratio de solvencia y la rentabilidad, que las bolsas habrán de reflejar aunque sea en el medio plazo. Y mientras, pero cuanto antes mejor, con todas y cada una de las actuaciones que dirija al efecto. El tiempo le apremia.

Así acaba de conseguir, ahora mismo, dos triunfos nada desdeñables. Añade en su caja, y en líquido, la bonita cantidad de 1300 millones por plusvalías de la llamada “cartera alco” (Asset-Liability Committee), su gestión de activos y pasivos en manos de la entidad. Y asimismo, en pleno arranque de esta primera semana post-BBVA, acaba de acordar con sus empleados un pacto que le permitirá prejubilar a 1.800 en el primer trimestre de 2021, sín ningún conflicto

El Sabadell, pues, reduce gastos y tiene fondos para invertir en su negocio, el bancario. En su nota del viernes pasado, cuando “aplazó” las negociaciones con el BBVA, obvió el acuerdo laboral y los ingresos de cartera, para referirse a otras fuentes de ingresos. Señaló objetivos más problemáticos, en concreto la venta de su ínclita filial británica, la TSB heredera de antiguas cajas de ahorros, y el pequeño pero pujante y prometedor Banco Sabadell-México.

Está por ver cuanto obtendrá por ello. Necesita ingresos para reforzar ratios de solvencia, el escudo frente a la crisis general y en particular bancaria desatada al socaire de la pandemia. Y asimismo para invertir con la finalidad de reducir costes, por tanto ampliar los márgenes de beneficio y abrir lineas de negocio en la actividad bancaria, para el Sabadell la doméstica y minorista sobre la que ahora se repliega, y donde a la vez tiene su campo y casa naturales.

También hay novedades al respecto. Más ahora, pero ya desde hace meses, hay noticias de una alianza o incluso intercambio de acciones entre el Sabadell y Crédit Agricole, el tercer banco francés tras BNP-Paribas y la Société Générale. De entrada, podría orientarse hacia el segmento del crédito al consumo en España, y más en concreto sobre la incipiente marca Soyoyu que Crédit Agricole creó en joint venture con Bankia, vacante ahora tras la fusión con Caixabank.

El plan estrtatégico, y más aún el modelo de negocio, que Jaume Guardiola, el segundo de Josep Oliu, presentará en enero tal como anunció tras el plantón ante el BBVA, en su mejor seguir solos que mal vendidos y pagados, será la respuesta a la incertidumbre que se cierne sin embargo sobre el Sabadell, también sobre los demás bancos,. Pero, sea con estos u otros hechos a poner en valor, el banco con el nombre de la ciudad no tiene las manos vacías.

Y se verá, tarde o temprano claro está, si el adiós del Sabadell al BBVA quedará en un hasta luego, o si más que Oliu fue Luis de Guindos quien inspiró la decisión. También se ha dicho que el exministro y ahora vicepresidente del Banco Central Europeo apuesta por una fusión entre el BBVA y el Santander. Pero que el Sabadell tenga valor, y ojalá perdure, es mucho para Sabadell, a pesar de que el banco tenga su sede en Alicante y la central en Sant Cugat.

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Si us plau entri el seu nom aquí